Hay que evitar el sol en las horas centrales del día. / C7

Cómo afrontar el verano y las altas temperaturas durante el embarazo

Una alimentación sana y variada a lo largo del día es fundamental, pero sobre todo en el desayuno

Un embarazo es algo maravilloso y la llegada del futuro bebé se espera con muchísima ilusión. Pero, hay que reconocerlo, en verano, cuesta un poquito más, y es que sufrir las altas temperaturas luciendo tripita es más molesto y pesado que en cualquier otro momento del año, sobre todo cuando hasentradoen el último trimestre de embarazo.

El cansancio y las molestias, como las piernas hinchadas, pueden agravarse durante esta época delaño. Pero siempre hay algunos consejos que puedes seguir para hacer más llevadero el calor y esas típicas molestias: puedes ponerte al sol, pero siempre con mucha precaución y nada de pretender conseguir el moreno de otros años.

La exposición al sol hace que la temperatura corporal se eleve y los vasos se dilaten, aumentando los sudores, la sensación de hinchazón y el cansancio. Además, si durante el embarazo aumenta la posibilidad de aparición de manchas en la piel, durante el verano esto se intensifica, por lo que, además, deberás aplicar una protección muy alta para evitarlo.

Por supuesto, evita las horas centrales del día para exponerte al sol. Utiliza gorra, sombrero o cualquier cosa que te proteja la cara.

Los hábitos que hay que seguir

  • Usa ropa cómoda y ligera: Viste, en la medida de lo posible, con tejidos naturales como lino o algodón, que no se peguen al cuerpo y transpiren, y usa calzado cómodo, ni totalmente plano ni muy alto para evitar dolor de piernas y espalda.

  • Haz algo de ejercicio: Sal a caminar en las horas más frescas del día para recuperar la energía y mantener el cuerpo activo. Aprovecha los ratos de playa o piscina para mojar las piernas en agua fría y mejorar así la circulación y los pies hinchados.

  • Sin anillos: Si sueles llevarlos, quítatelos. En verano, las manos tienden a hincharse por las altas temperaturas y si llveas anillos puede suponer un problema si se hinchan los dedos.

  • Masajes: si es posible, déjate mimar con masajes reconfortantes.

  • Necesidades nutricionales: Aliméntate sano y variado a lo largo del día, pero sobre todo en el desayuno. Así recuperarás la energía que las altas temperaturas te quitan. Incluye cereales, lácteos, fruta fresca, verduras... Evita los fritos y las grasas y haz comidas ligeras a lo largo del día, sobre todo porla noche. La fruta te ayudará a reponer las sales minerales que el cuerpo elimina a través del sudor.

  • Bebe en abundancia: Para suplir toda la pérdida de agua y sales minerales es importantehidratarse bien, reponiendo líquidos de forma constante, e ingerir alimentos ricos envitaminas, aminoácidos y minerales, que ayudarán a que tu cuerpo tenga toda la fuerza necesaria para soportar la época estival.

Ya sea para comer fuera de casa, bajo el fresquito de un ventilador o al sol playero, las opciones para comer bien y cenar ligero y no acabar el verano con unos kilos de más por culpa de los malos hábitos son numerosas.

Sólo debes concienciarte de que es posible alimentarte de otra manera, adaptándote al ritmo y condiciones climáticas de las vacaciones sin renunciar a la salud y el paladar. Un error muy frecuente en esta época, especialmente entre la gente joven, es el de recurrir casi a diario a la comida basura, al ser más barata y rápida.

Sin embargo, existen muchas alternativas deliciosas, frescas y saludables y que permiten alimentarse correctamente sin dejar huella en tu bolsillo.

Siempre hidratada

Una mala hidratación puede conllevar serios problemas de salud, desde un golpe de calor hasta la formación de cálculos renales .Lleva siempre contigo una botella de agua para hidratarte a lo largo del día, aunque no tengas sensación de sed. Además, te ayudará a evitar la retención de líquidos y a eliminar toxinas del cuerpo.

Come helados o granizados (siempre con moderación) para refrescar.

Artículo elaborado por el ginecólogo Ramón Santana García.