Santa Cruz de Tenerife abre una investigación por el escándalo de Juan Luis Guerra

04/11/2019

Patricia Hernández, alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, ha firmado un decreto urgente para crear una comisión de expediente reservado para investigar las circunstancias que rodearon la contratación de Juan Luis Guerra para los Carnavales de 2019. Los técnicos deberán analizar todos los documentos del expediente de contratación antes de determinar cualquier medida.

En el Ayuntamiento tinerfeño se firmó esta mañana el decreto que da inicio a la investigación, por lo que aún se desconocen detalles como quién será el instructor del caso, indica Diario de Avisos. La comisión estará presidida por un habilitado nacional y por ella desfilarán todos los funcionarios que han tenido que ver con el expediente, donde se han detectado graves irregularidades, como un pago indebido y la posible existencia de dos presupuestos, según explica Ahora Plus. La comisión de investigación deberá abordar tres aspectos fundamentales:

1. Dos pliegos y un sobreprecio de más de 88.000 euros

Según el expediente de contratación del concierto conjunto de Juan Luis Guerra y su banda 4:40 y de la formación cubana Orishas, el Ayuntamiento desembolsó más de 88.000 euros. Si en el pliego de contratación con el que se inició en el expediente figuraba una cantidad de 339.000 euros por el concierto del dominicano, en un segundo pliego que sorpresivamente aporta el exgerente del Organismo Autónomo Fiestas y Actividades Recreativas, esa cantidad se eleva a más de 427.000. El precio abonado por el concierto de Orishas aparece inalterable en ambos pliegos, más de 73.000 euros, el doble de lo que costó su actuación varios meses después en el sur de Tenerife.

En total, la ciudad pagó por ese concierto la cantidad de 501.000 euros tan solo por el coste de los cachés artísticos, los billetes de avión, los hoteles y los seguros, porque los gastos de producción (escenario, luz, sonido, traslados internos y atenciones) se abonaron por cuenta del organismo público en las partidas generales de gastos del Carnaval.

Solo en “coordinación artística”, es decir, por la intermediación del presunto exclusivista que ofrece la fecha al Ayuntamiento y la negocia con la oficina del artista, el consistorio desembolsó la cantidad de 60.000 euros, IGIC aparte. Se trata de una cantidad infrecuente en el mercado porque ese exclusivista no ha tenido que ocuparse de ninguna otra tarea que no fuera la de colocar al artista y a su banda en la isla el día de la actuación.

Dependiendo del lugar de donde partiera, podría justificarse o no el precio pagado por los billetes de avión, más de 62.000 euros, a razón de 1.800 por persona si es correcto el dato de que hubo que transportar a un total de 34 personas del equipo del cantante dominicano.

2. ¿Por qué se dispara el caché de Juan Luis Guerra?

Hay que partir de la base de que los cachés de los grandes artistas, tanto nacionales como internacionales, varían en función de diversos factores. No es lo mismo contratar a una figura como Juan Luis Guerra cuando se encuentra en plena gira que cuando se le requiere para una fecha concreta, como es el caso del Carnaval chicharrero. Cuando un artista o una banda están de gira, en cada país existe generalmente un manager que tiene compradas las fechas y, por lo tanto, la exclusividad para ofrecerlo a las salas u organismos que puedan estar interesados, o en su caso, producir directamente la gira nacional.

En el caso del concierto de Juan Luis Guerra y su banda, se trataba de una fecha expresa que interesaba a las autoridades locales por situarse a tan solo 76 días de las elecciones municipales. Lo que ahora hay que dilucidar exactamente es quién le ofreció esa actuación, es decir, quién era el exclusivista que decía tener la reserva de esa fecha concreta para que el Ayuntamiento tuviera que pasar necesariamente por sus condiciones.

3. ¿Quién fue el exclusivista?

Esta es una de las grandes dudas que arroja el expediente de la contratación. En febrero, a menos de un mes del concierto, los medios de comunicación publicaban la firma del contrato, y en el expediente administrativo, consta inicialmente la cadena de Prisa Radio como adjudicataria del contrato a firmar con el Ayuntamiento. Sin embargo, posteriormente aparece otro firmante al que teóricamente se abonaron los dos pagos pactados, el bailarín cubano Alfredo Moré Silva, residente en Tenerife.

Moré es un pequeño productor que representa artistas de mucho menor entidad y resonancia mundial, pero concita la confianza del Ayuntamiento para un contrato de más de medio millón de euros gracias a una carta de aval de la directora general de Prisa Radio en Canarias, Lourdes Santana, que asegura en ese escrito haberle contratado artistas en su cartera en diversas ocasiones.

Pero en un correo electrónico incorporado al expediente, un funcionario informa a la superioridad de que Alfredo Moré no figura “como persona existente en la base de datos de este Ayuntamiento”, es decir, jamás había contratado con el consistorio anteriormente.

O las informaciones de Prensa Ibérica fueron erróneas o se produjeron cambios sustanciales en la contratación sustituyendo a Radio Club Tenerife por Alfredo Moré. Eso sí, con un incremento de 88.000 euros en el precio. No consta que Prisa Radio haya firmado contrato alguno para producir este concierto, aunque sí haya contratado otros espectáculos en el Carnaval y participado activamente en su promoción.

Prisa Radio en Canarias ha informado a su audiencia a través de sus emisoras de que su papel en ese polémico concierto se limitó exclusivamente a la divulgación publicitaria. En el pliego de contratación aparecen dos partidas bajo el epígrafe de “campaña”, que debe entenderse como publicidad: 7.000 euros para el concierto de Juan Luis Guerra y 5.700 para el de Orishas, en total, 12.700 euros. De momento se desconoce cuál fue la distribución de esas partidas.