La pieza de avión encontrada en una finca de La Laguna es del accidente de Los Rodeos

24/08/2018

La pieza de avión que fue encontrada el pasado jueves en una finca situada en el municipio de La Laguna y que obligó a activar el Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico (Radican), pertenece a uno de los dos Boeing 747 que chocaron en el año 1977 en el Aeropuerto de Los Rodeos, un accidente en el que murieron 583 personas y que todavía hoy es el siniestro aéreo con mayor número de víctimas mortales de la historia de la aviación.

Según una información de 'La Opinión de Tenerife', recogida por Europa Press, la pieza fue hallada en una finnca del Camino La Rúa y se trata de una parte del contrapeso de una de las aeronaves. La distancia que separa la pista del Aeropuerto, donde se produjo el accidente el 27 de marzo de 1977, y el lugar donde se halló la pieza aérea es de más de cuatro kilómetros.

Durante la mañana de este viernes, un técnico de la Consejería de Energía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, autorizado por el Consejo de Seguridad Nuclear, hizo una valoración de la pieza y determinó el origen de la misma. También pudo comprobar que contiene uranio empobrecido, un material que se utilizaba antiguamente en la fabricación de aviones.

La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias activó el protocolo de emergencia después de que el dueño de la finca llamara al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del 112 informando de la aparición de un objeto, de unos 20 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho, en su propiedad, apuntando que podría ser la pieza de un avión.

Aplicando las pautas establecidas para estos casos tanto por el Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico (Radican) como por el Consejo de Seguridad Nuclear, la Policía Nacional ha procedido a balizar la pieza y a hacer una primera medición de emisiones radiológicas que ha resultado ser positiva, aunque con valores mínimos, por lo que ha evacuado la vivienda aledaña a la finca como medida de precaución.