La Laguna, abocada a la inestabilidad

07/12/2017

El mandato del congreso de los socialistas tinerfeños para que se promueva una moción de censura al alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, abre un nuevo episodio de inestabilidad en un pleno de 27 concejales en el que los nacionalistas gobiernan con apenas siete de ellos, apoyados en dos del PSOE.

El mandato del reciente Congreso Insular del Partido Socialista (PSOE) para que sus concejales en La Laguna presenten una moción de censura al alcalde José Alberto Díaz, de Coalición Canaria (CC), difícilmente podrá materializarse, máxime cuando el grupo Socialista municipal no solo está dividido, sino que tres de sus cinco concejales tienen abierto expediente de expulsión. Este aspecto es clave para que una hipotética moción de censura prospere o no en La Laguna, pero no es el único.

José Alberto Díaz gobierna en un pleno de 27 concejales pero con el único apoyo de los siete ediles de Coalición Canaria (CC) y dos del PSOE. En esa minoría tan exigua, y a priori llamada a ser censurada, reside, sin embargo, la inestable estabilidad del gobierno nacionalista y, claro está, en que la oposición es incapaz de unirse para desalojarlo de la Alcaldía.

Resulta paradójico que sean los concejales socialistas que han promovido y hasta firmado una moción de censura, que a falta de tres firmas está lista para entrar en el registro, estén pendientes por esa causa de que la dirección del PSOE resuelva su recurso a la decisión ya tomada de expulsarlos. Si los echan, pasarían al grupo Mixto y la rúbrica que Javier Abreu y Yeray Rodríguez estamparon junto a las de los seis concejales de Unid@s se Puede y de los tres de Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF-NC) no valdría nada. El otro socialista pendiente de expulsión es Zebenzuí González, no por díscolo, sino por sus mensajes machistas de whatsapp.

A esto hay que sumar que, de momento, Mónica Martín y María José Castañeda, las dos ediles socialistas que apoyan a Díaz, no están por la labor de censurarlo.

Visto que el PSOE es de todo menos una piña, Unid@s se Puede y XTF-NC han de contar necesariamente con el grupo Popular (PP) para la censura, porque tampoco sumando a los dos ediles de Ciudadanos (Cs) les darían las cuentas. Los cuatro concejales del PP son pues la otra clave y, de momento, no parece que su líder, Antonio Alarcó, esté por la labor de apoyar un gobierno progresistas en La Laguna. Tampoco XTF-NC y Unid@s se Puede parece que le vayan a entregar sin más la Alcaldía que, dado el caso, reclamaría.

El caso grúas también atenaza a la alcalde

Al alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, no se le ve incómodo en su minoría, pero sabe que en cualquier momento la dirección del PSOE canario puede cambiar de idea y no solo las dos concejales que están con CC en la junta de gobierno tendrán que acatar órdenes, dejarlo aún más solo, sino que al menos dos de los tres ediles en proceso de expulsión, podrían ser redimidos.

Ahí entrarían en juego, seguramente, los dos ediles de Cs que, de momento, apenas se han mojado respecto a la censura, pero lo harán si Díaz es imputado.

Por eso, a la reunificación socialista, Díaz, suma otro fantasma que lo persigue, el del caso grúas. Hasta ahora, el otrora concejal de Seguridad había pasado casi desapercibido en la causa. Tanto, que ni en el auto de la Audiencia Provincial que obligó a reabrir el caso se le nombra.

El lunes, el portavoz de CC e imputado en la causa, Antonio Pérez-Godiño, y los dos técnicos que asumieron temporalmente en 2014 la gestión de las grúas lo apuntaron como el hacedor, junto al entonces alcalde y ahora presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, del expediente de prórroga de la concesión, además del préstamo y de la petición de informes externos pasa salvar los reparos de la Intervención a la operación. Podría ser el próximo en acudir al Juzgado.