Hawking, el científico engañado en Tenerife

16/03/2018

A pesar de la buena acogida mundial que tuvo la llegada del célebre científico a Tenerife, hay muchos factores que fueron tapando lo que en teoría era uno de los grandes eventos anuales relacionados con la ciencia.

ETIQUETAS:

Tal y como señala ABC Canarias, los responsables políticos en Tenerife le obligarían a contratar proveedores de la órbita insular en contra de su criterio, algo que disparaba el gasto. Finalmente, el festival científico se trasladó a Noruega, donde Stephen Hawking recibió el apoyo y las formas de las que no disfrutó en la isla.

Morosidad

El incumplimiento inicial sale de Tenerife. En La Palma, lugar clave para la reputación de las islas por la presencia del IAC, todo fue correcto y según lo acordado en materia económica. Sin embargo, en Tenerife el desplante financiero fue total. Los políticos le echaron la culpa a cuestiones administrativas.

Deudas por imago

Anselmo Pestana, presidente del Cabildo de La Palma, señalaba que «es una pena que se haya tenido que marchar de Canarias por la acumulación de impagos que no tienen nada que ver con el Cabildo de La Palma». Aquel verano de 2016, el Festival Starmus invirtió 500.000 euros y se marchó con deudas de 350.000 euros porque el Cabildo de Tenerife «dejó de pagar» unos 120.000 euros.