Una presidenta con ganas de cambio

    Cargando reproductor ...
26/06/2019

María Dolores Corujo se estrena al comando del Cabildo ofreciendo un trato preferente para Arrecife, una nueva línea de gestión en los Centros y más implicación en la lucha contra el cambio climático

La socialista María Dolores Corujo tomó en la tarde-noche de este martes el bastón de mando como presidenta del Cabildo. En su discurso dibujó una situación caótica, casi apocalíptica de la institución; y aprovechó para resumir líneas de acción. Aseguró que Arrecife tendrá trato especial, con un plan de capitalidad; y se comprometió a tomar medidas para combatir desde Lanzarote al cambio climático, anunciando la pronta declaración del estado de emergencia climático.

También dijo que se dará preferencia al análisis de la concesión a Canal Gestión del ciclo del agua, «vamos a someter el proceso de adjudicación al escrutinio exhaustivo no ya de este Pleno, sino del Consejo Consultivo de Canarias, para garantizar que la adjudicación es ajustada a derecho», anunciando medidas en caso de anomalías; y se comprometió a que «los Centros de Arte, Cultura y Turismo que componen la red original mantengan una imagen corporativa totalmente diferenciada del resto de equipamientos que se han incluido en la misma», de modo que romperá con el modelo que dejó el anterior gobierno insular.

Además, Corujo fue especialmente rotunda con respecto a otras herencias dejadas por el nacionalista Pedro San Ginés, poniendo en solfa el modo en que se ha estado celebrando el centenario de César Manrique, comprometiéndose a pedir «disculpas» a la Fundación, haciendo una mención, de paso, al olvido institucional al centenario de Pepín Ramírez, mentor que fuera de Manrique; y siendo contudente con respecto a los contenciosos judiciales abiertos. Además, abogó por aplicar métodos para hacer de la entidad una institución transparente, señalando en este apartado «la creación de un órgano colegiado que resuelva las peticiones de información».

Por otro lado, sobre ejes políticos concretos, se comprometió la nueva presidenta a esforzarse por sacar adelante los planes urbanísticos estancados; así como a poner en marcha actuaciones a nivel social especialmente orientadas a las personas con menos recursos, reclamando en este apartado tener colaboración del Ejecutivo canario, especialmente en materia de vivienda, y ofreciendo respaldo a los siete consistorios. «Crearemos una red insular de centros de respiro familiar; promoveremos el ocio activo y cubriremos el déficit de plazas residenciales para aquellos casos que precisen internamiento»,dijo.