Un avestruz del Plioceno vivía en las desaparecidas islas de Famara y Ajaches

27/07/2019

El estudio de los huevos fósiles hallados en los yacimientos de Valle Grande, Valle Chico y Fuente Guza, al norte de Lanzarote, ha determinado que un avestruz del Plioceno vivía ya en las desaparecidas islas de Famara y Ajaches, hace más de 4 millones de años, a las que no llegó procedente de África, sino de Fuerteventura.

ETIQUETAS:

Después de ocho campañas de excavación, llevadas cabo durante la última década, los investigadores María Antonia Perera y Antono Sánchez Mato han dado a conocer este sábado las últimas conclusiones a las que han llegado tras los estudios a los que han sido sometidos los restos hallados en los diversos trabajos de campo realizados.

Sánchez ha asegurado que las cáscaras de huevos fósiles de ratites, grandes aves no voladoras localizadas en los tres yacimientos de Lanzarote, "no se corresponden con las características de las avestruces africanas", por lo que "en estos momentos y a la luz de esos resultados" se puede afirmar que el avestruz que en ese tiempo se encontraba en las islas de Famara y Ajaches (existentes antes de la formación de Lanzarote), llegó procedente de otro territorio grande y cercano, "es decir, la isla de Fuerteventura", la más antigua del archipiélago canario.

Como el resto de Canarias, Lanzarote es una isla volcánica que emergió del océano hace millones de años, lo que significa que todas sus formas de vida, sean flora o fauna, han llegado a ella de fuera en varios momentos de un pasado más o menos remoto, a diferencia de otras islas, como Madagascar, que un día fueron parte del continente, ha explicado.

Un avestruz del Plioceno vivía en las desaparecidas islas de Famara y Ajaches

Todavía hoy le separan de la costa de África al menos 120 kilómetros de mar, con profundidades de hasta 1.300 metros, una cota más que suficiente para suponer que en ningún momento, por intensa que fuera la glaciación, las aguas bajaron tanto en ese punto del Atlántico como para que hubiera un paso seco entre la isla y África.

En el caso de la ratitis cuyos restos han sido localizados en los yacimientos de Lanzarote, se trata de un ave terrestre, que ni nada ni vuela, de tamaño similar al actual o mayor, que, en cualquier caso, es la primera fauna de cuya existencia se tiene conocimiento, no sólo en Canarias, sino en la Macaronesia, ha destacado María Antonia Perera.

Sáchez Mato ha precisado que los trabajos de datación a los que han sido sometidos los huevos, utilizando el método del potasio-argón, han permitido determinar con certeza que tienen una antigüedad de entre 4,2 y 3,7 millones de años, "ya que esa es la antigüedad de los restos de basalto hallados debajo y arriba del lugar en el que han sido localizados los huevos de avestruz".

Los directores de la investigación han asegurado que el análisis de los restos hallados determina que se trata de la primera fauna que llega a Canarias y que es el único caso conocido y documentado en el mundo de una ratitis que llega a una isla.

Ambos han resaltado, además, la suerte obtenida en los trabajos de campo, que han permitido la localización de diez huevos y medio de ratitis, un antepasado de la avestruz, en muchos casos enteros y en buen estado, lo que ha hecho posible determinar científicamente el tamaño de las hembras, "que eran como las actuales o más grandes".

Un avestruz del Plioceno vivía en las desaparecidas islas de Famara y Ajaches

Los trabajos de campo han permitido también conformar la mayor colección existente en el mundo de restos fósiles de cáscaras de huevos de avestruz, además de abundantes celdas de insectos, cáscaras de huevos de tortugas terrestres, restos de caracoles y restos de dos vértebras de una serpiente, lo que permitirá efectuar nuevos y más profundos estudios multidisciplinares sobre la fauna existente en la zona en aquel entonces.

María Antonia Perera, que ha sido nombrada en los últimos días como nueva directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, ha detallado que el trabajo de investigación se ha llevado a cabo, principalmente, en los tres nacimientos del norte de Lanzarote, pero también en la zona de Los Ajaches, en el municipio de Yaiza, al sur de la isla.

Los investigadores destacaron que el abundante material recopilado y la enorme extensión que ocupan los yacimientos del norte de Lanzarote hacen plantear la posibilidad de que se cree en la zona el Centro Paleontológico de Canarias.