Romina había sufrido lesiones dos días antes de ser asesinada

16/01/2019

Violencia machista. Los investigadores barajan que Raúl Díaz urdió un plan para deshacerse del cadáver de su esposa. El sospechoso del crimen alquiló un coche para trasladar los restos a diversos puntos de Lanzarote. Los buzos de Guardia Civil rastrearon ayer por Los Ancones. Una conversación telefónica aceleró la detención.

Los investigadores de la Guardia Civil lo tienen claro. Raúl Díaz Cachón fue el presunto autor del asesinato de su esposa, Romina Celeste Núñez, en la pasada Nochevieja, urdiendo en los días posteriores un plan para deshacerse del cuerpo, que llegó a quemar y trocear.

El principal sospechoso de la desaparición de la joven paraguaya alquiló un coche el 2 de enero, valiéndose del mismo para hacer diversos recorridos, supuestamente para deshacerse de los restos desmembrados del cadáver, que al parecer intentó primeramente quemar, en una zona próxima al apartamento donde vivía la pareja, en el complejo El Palmeral de Costa Teguise. De ahí que la Guardia Civil haya puesto en marcha un dispositivo de rastreo de zonas costeros, con especialistas del GEAS. Ayer hicieron inmersiones por Los Ancones, tras el lunes haber buscado por Los Hervideros.

Para localizar pistas en aras de dar con el paradero del cuerpo, así como conocer cómo murió Romina Celeste, ayer se efectuó un concienzudo registro en el apartamento donde supuestamente el ingeniero madrileño mató a su esposa. Tomaron parte varias decenas de agentes del Instituto Armado, algunos desplazados desde fuera de Lanzarote; que contaron con la ayuda de la unidad canina entrenada para localizar restos de sangre.

Estuvo presente en este registro, durante buena parte con presencia del juez Ricardo Fiestras (titular de Instrucción 4 de Arrecife y temporalmente a cargo del Instrucción 1); el primer sospechoso del caso, por espacio temporal de tres horas. Fue trasladado el presunto autor del crimen machista al lugar en un turismo con las matrículas tapadas, que también valió para su regreso al cuartel de la Guardia Civil. Tanto a la entrada, como a la salida, el sujeto, siempre esposado, tuvo la oportunidad de quedar tapado por una manta, evitando con ello llegar a ser retratado.

Además, consta que los agentes ayer se personaron en el despacho personal del lugar de trabajo del sospechoso, en la central térmica de producción de energía eléctrica, en Las Caletas. Asimismo, la Benemérita precisó que se buscaron pruebas en el coche alquilado el 2 de enero.

Raúl Díaz Cachón fue objeto de seguimiento al poco de presentar el 8 de enero la denuncia de la desaparición de su esposa. Se tuvo muy presente que efectuara el trámite más de una semana después de haber sido vista Romina Celeste por última vez.

Fue intervenido su teléfono, que empleó para contactar con un familiar en la península, a quien presuntamente dio detalles sobre una muerte violenta, con Romina Celeste como víctima. Además, se puso en el vehículo un dispositivo de seguimiento.

La investigación ha servido para confirmar que la pareja solía tener sonadas disputas. Un par de días antes de morir, Romina Celeste se desplazó al Hospital Doctor José Molina Orosa, en Arrecife, para ser curada de lesiones físicas supuestamente sufridas ese mismo día, si bien se fue del lugar sin llegar a denunciar.

A priori, se espera que sea hoy cuando pase a disposición judicial Raúl Díaz Cachón, detenido el domingo como presunto responsable de la desaparición de su esposa. La causa es responsabilidad del Juzgado de Instrucción 1 de Arrecife, órgano especializado en violencia de género.