Lista para la próxima cosecha

20/01/2019

El empresario Domingo Cabrera abrirá nueva bodega, con el nombre de Tierra Virgen, en La Geria. Un complejo excavado de 1.700 metros cuadrados, que lanzará de inicio 100.000 botellas

Apenas faltan seis meses para que arranque la vendimia de 2019 y en el ánimo del empresario Domingo Cabrera está el firme propósito de tener su nueva bodega a punto, situada en La Geria, para lanzar al mercado su primer vino con denominación de origen de Lanzarote.

Este empresario emprendedor -de origen humilde, que sabe lo que es trabajar la tierra, desde niño, con sus propias manos como se hacía antes- comenta que ha apostado por este proyecto de forma «valiente y decidida», arriesgando todo su capital, «para entrar en un sector, que a pesar de las enormes dificultades que ofrece, me resulta muy apasionante, que es bueno para la isla, y con un gran futuro».

En su propósito está acabar la obra ya muy avanzada, para antes de verano. Se trata de un complejo excavado en pleno corazón de La Geria, junto a La Florida, de un total de 1.700 metros cuadrados. Una industria que estará dotada con la más moderna tecnología para la elaboración de vino, y donde en esta primera añada espera producir unas 100.000 botellas de todas las variedades existentes en la isla (malvasía, en todas sus variedades; tinto; rosado y moscatel).

Para ello, en la construcción de esta industria -que en poco tiempo pretende ser una de las más grandes del sector-, en cuanto se ponga a pleno rendimiento. La inversión se ha realizado con mucho mimo, tratando de que esté totalmente soterrada, forrada con piedra del volcán, y cuidando hasta el último detalle para que quede totalmente integrada en el paisaje insular.

Además del proyecto de bodega se ha acometido una fuerte inversión en la adquisición de suelo para cultivo, que estaba abandonado y en absoluto desuso; lo que sin duda es una apuesta por enriquecer el paisaje de una zona en la que la viña debe seguir siendo la gran protagonista.

Con este objetivo y para asegurarse materia prima con la que hacer vino, se han adquirido tres fincas, una primera en la que se enmarca la propia bodega, de 20.000 metros cuadrados de área; y otras dos de 40.000 y 16.000 metros, todas ellas abandonadas desde hace años y que han tenido que ser recuperadas, limpiadas de aulagas, replantadas de viñas y restaurados los zocos y muros de piedra, para volver a ponerlas en explotación.

También con vistas a la nueva campaña, ya se han iniciado contactos con varios viticultores para comprarles la uva, con la previsión de que al menos en este primer año de puesta en marcha de la bodega, al menos un 60% de la fruta provenga de la compra a viticultores de la isla y el resto de las propias viñas de las fincas de Tierra Virgen. Mientras se termina la obra que empezó hace unos ocho meses, y en la que tan solamente falta cubrir el complejo, en breve se procederá a instalará la maquinaria. Se completará, además, el ornamento del exterior, aprovechando el gran aljibe centenario, con su correspondiente alcogida.

La construcción, además, se encuentra en una de las zonas de La Geria con mayor concentración de bodegas. Es la zona conocida como La Florida (en el municipio de San Bartolomé), confirmando que se trata del lugar natural, para este tipo de industrias. En un paisaje, cuya belleza y prestigio se debe únicamente al trabajo del hombre para el cultivo de la viña. No obstante, en menos de un kilómetro a la redonda existen cuatro grandes bodegas, y algunas, siguen teniendo desde hace décadas, sus depósitos a la intemperie, por falta de un planeamiento que de una vez regularice al sector.