La vendimia mejora en 700.000 kilos de uva la campaña de 2017

16/09/2018

El Consejo Regulador da por lista la zafra general, a falta de alguna remesa de las variedades diego y moscatel, con cerca de 3,7 millones de kilos de fruta. Se ronda el valor notable de 2015

ETIQUETAS:

A falta de las últimas partidas de uva que en los próximos días acabarán por entregarse en bodega, desde el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos de Lanzarote ya se da casi por cerrada la campaña de este año, cuya producción, kilo arriba o kilo abajo, llegará a los 3,7 millones de kilos de uva. Se trata en consecuencia de una vendimia bastante holgada, que supera en unos 700.000 kilos a la cosecha obtenida en el pasado ejercicio de 2017, que se cerró con 3.036.344 kilos, según los últimos datos facilitados por el propio Consejo el pasado viernes.

Aunque a las bodegas más grandes apenas les falta por incorporar algunas partidas de variedades como diego y moscatel, que son las únicas que quedan por finalizar su recogida, en principio los datos están ya prácticamente cerrados, se apreció.

Por variedades, las cifras totales de uva blanca malvasía volcánica entregada en bodega se eleva a 2.558.000 kilos, frente a los 1.946.849 kilos de 2017.

La uva negra listán de este año alcanza los 595.000 kilos, frente a los 565.000 que se recogieron en 2017, mientras que de listán blanca se han recolectado este año 260.000. De otras variedades de negra como shyra, se llevan recolectados 41000 kilos.

La variedad moscatel, cuya cosecha aún no ha concluido, hasta el viernes se llevaban recogidos 101.000 kilos (202.000 el año pasado) y de la variedad diego, cuyo cierre está por concretarse, 51.000 kilos (93.000 en 2017). Aunque las cantidades de diego y moscatel aumentarán hasta que se acabe la cosecha a lo largo de la próxima semana, lo cierto es que según señalaron las fuentes del fuentes del Consejo Regulador consultadas, este año las bodegas se encuentran prácticamente llenas al haber absorbido bastante más cantidad de uva malvasía que el año pasado.

En concreto, al haber crecido la producción en 612.000 kilos respecto al pasado año solo de la variedad malvasía, ello dificulta que las industrias asuman más cantidad de otras variedades.

Por otro lado, en la suma total de valoración de fruta recolectada de esta cosecha estival se incluyen otras variedades de uva menos cultivada (cabernet sauvignon, merlot, syrah y alguna otra), cuya cuantía es testimonial, pero hacen que la suma total de kilos alcance los 3,7 millones que el órgano regulador de los vinos da como cifra estimativa final de cierre de campaña.

En definitiva, las buenas condiciones meteorológicas para el cultivo de la uva registradas este año en la isla (ausencia de olas de calor y enfermedades controladas) han hecho que la cosecha de este año sea de las más abultadas de los últimos años.

La vendimia de 2015 finalizó con una cantidad muy similar a la de este año, con un total de 3.707.314 kilos de uva recogidos (964.000 kilos más que los recolectados en 2014), lo que la convirtió en la más abundante de los últimos diez años.