La UME desinfecta la residencia de Las Cabreras

    Cargando reproductor ...
24/03/2020

Los usuarios siguen alojados en el hotel Gloria Ízaro

Un equipo de Nivel-2 de la Unidad Militar de Emergencias (UME) procedió en la tarde del pasado lunes a realizar las labores de desinfección de la Residencia Doctor Guzmán-Las Cabreras, después de que el centro fuera desalojado el pasado sábado a raíz del positivo por infección de coronavirus-Covid 19 por parte de un sanitario del centro.

Según informó el Cabildo de Lanzarote los miembros de la UME llegaron a la isla dotados con los mencionados equipos de nebulizadores, y perfectamente entrenados para su uso. Estos equipos capaces de proporcionar una desinfección mucho más potente que los equipos convencionales, resulta vital para lograr eliminar cualquier signo de posibles contagios en una residencia de personas mayores, consideradas en la franja de edad más vulnerable contra el tipo de virus que se pretende eliminar, y dado que una vez culminen las labores de desinfección se pretende que las 21 personas mayores que venían ocupando esta residencia puedan retornar a la misma con las máximas garantías.

La intervención de esta unidad y la utilización de este tipo de equipos de desinfección ha sido posible gracias a la mediación de la propia presidenta del Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo, quien explicó que «desde que el responsable de los servicios de emergencia me informó de la diferencia que supone utilizar nebulizadores contacté con los máximos responsables de la unidad militar y hemos conseguido la intervención de un equipo de Nivel-2, capaz de garantizar la completa desinfección de las instalaciones».

Una vez realizada la desinfección del centro se espera que hoy martes puedan regresar a la residencia los mayores, que están alojados de provisionalmente en el hotel Gloria Ízaro de Puerto del Carmen, después de que de forma altruista sus propietarios pusiera el establecimiento al servicio del Cabildo.

«Confiamos en que a partir de hoy las personas residentes en Las Cabreras puedan volver al entorno en el que se sienten más seguras. Las personas mayores son muy susceptibles a los cambios de entorno y de hábitos y les descompensan alteraciones en su alojamiento y rutinas como las que han vivido», explicó la presidenta de la institución.