La Escuela de Pesca forma con robots

06/04/2018

Las nuevas tecnologías y los nuevos robots para la inspección de buques, instalaciones portuarias, búsqueda de tesoros y restos arqueológicos, y para rescates, son una herramienta clave para la seguridad de los buzos, y en muchos casos les puede salvar la vida. Los alumnos de la Escuela de Pesca amplían conocimientos en su uso.

Los alumnos de primer curso de Buceo Profesional del Instituto Politécnico de Formación Profesional Marítimo-Pesquero de Canarias en Arrecife reciben estos días una serie de charlas y conferencias para ampliar conocimientos en nuevas tecnologías aplicadas a su especialidad.

En este caso han sido instruidos por el ingeniero Diego de Miguel, experto en I+D y desarrollo de producto, que a bordo del velero Acrobat difunde el proyecto Sailing Living Lab, consistente, en colaboración con centros de investigación, universidades y empresas de base tecnológica, en difundir por el mundo las aplicaciones de la robótica y otros adelantos tecnológicos aplicados al mundo de la náutica y el medio marino.

Entre otras materias, los alumnos han sido instruidos en el manejo de herramientas de investigación, exploración e inspección del medio acuático, con robots submarinos inteligentes, con demostraciones teóricas y prácticas sobre el manejo de softwares para la navegación marítima; junto a otras materias relevantes, como soluciones a problemas de corrosión y deterioro de materiales con los últimos adelantos del mercado.

Los alumnos pudieron profundizar en el manejo, mantenimiento y composición de un vehículo submarino, operado remotamente, útil para sectores en los que en un futuro estos estudiantes desarrollarán su labor. Especialmente en sectores como la acuicultura, la inspección de buques e instalaciones portuarias, plataformas petrolíferas, búsqueda de restos arqueológicos y, especialmente, en operaciones de rescate y salvamento.

Esta versión, del tamaño de una caja de zapatos, que fabrica la empresa murciana Nido Robotics, es muy versátil y de fácil manejo, dotada de una cámara, es especialmente útil para realizar una primera inspección submarina previa a la que después corresponda hacer al buzo profesional, para detectar averías y advertir de posibles riesgos.