Ibarrola ya está pintando Garafía

22/02/2018

El proyecto del artista Agustín Ibarrola para convertir Garafía en un museo conceptual en plena naturaleza ya se ha iniciado en la montaña de Los Lisianes. Allí ya está casi acabada la primera de las dos intervenciones previstas, consistente en cinco amontonamientos de piedras coloreadas formando un círculo en medio de un claro del bosque.

La naturaleza sobre la que Agustín Ibarrola interviene parece que, a estas alturas, es la única que está retrasando la ejecución de su controvertido proyecto para Garafía. Las lluvias torrenciales habidas en noviembre en el norte de La Palma afectaron a la zona del barranco de la Luz conocida como Fuente de la Huerta donde el artista vasco iba a poner sus «notas de color», frenado la intervención en ese espacio. Pero no ha sido así en el otro polo artístico del futuro Museo Naturaleza /Arte, el de la montaña de Los Lisianes, donde Las piedras de Ibarrola comienzan a tomar forma.

En ese lugar, en la parte oeste del municipio palmero, en un claro que hay en medio del bosque de pinos, ya están prácticamente levantados cinco amontonamientos de piedras que forman un gran círculo y que se colorearán con la paleta que Agustín Ibarrola, que tiene 86 años, mostró en 2015, en una exposición en la capital palmera.

Los túmulos de piedras son, en palabras de Ibarrola, «un canto al hombre», recordaba ayer el pintor y escultor afincado en La Palma Facundo Fierro, director técnico del proyecto. La que el artista vasco quiere que sea su «obra definitiva» pretende, en este espacio, hacer «una interpretación del paisaje y de la actuación del hombre en él» y para ello ha echado mano del mismo elemento que se usaron en las primeras manifestaciones culturales de la humanidad: piedras.

En el barranco de la Luz, «el otro espacio físico, porque conceptualmente es el mismo que el anterior y que todo el municipio», aclara Fierro, Agustín Ibarrola hará «una interpretación de las rocas como elemento de arte». Eso será cuando el terreno lo permita, porque tras las lluvias «ha habido que intervenir para afianzarlo, hay que retirara algunos elementos y hacer unas bases nuevas» antes de que Ibarrola lleve hasta allí sus pinceles, explica Fierro, que dice que «ni Agustín», ni él saben «cómo quedará, ni cuando se concluirá».

El museo natural que Agustín Ibarrola y Facundo Fierro (en la imagen) están creando en Garafía propone «un paseo conceptual por todo el municipio» a partir de los dos espacios intervenidos por el artista vasco, el barranco de la Luz, donde interpretará con color «algunos huecos, relieves o cortes» naturales, y los túmulos de Los Lisianes. La idea, explica Fierro, es que, a partir de la interpretación que Ibarrola hace de las rocas, tomadas como elemento de arte, el visitante interprete las formas de la naturaleza en otros lugares de Garafía, apoyándose en las claves que da el artista. «Es la primera vez que se plantea esta idea de museo conceptual», cuya inauguración, no se sabe cuando será pero sí que estará apoyada, además, por una exposición pictórica del propio Fierro sobre Las piedras de Ibarrola.