Casa del Terror

La cruel venganza de Thomson

13/10/2017

La Hoya de San Juan se convertirá desde hoy en un hotel, pero es posible que no sea el más agradable para pasar una noche. La venganza que lleva planeando desde hace años un antiguo trabajador, Thomson, será el detonante para que el recinto se convierta, una vez más, en la casa de los horrores.

ETIQUETAS:

El año pasado fueron los payasos los que aterrorizaron a las 5.000 personas que disfrutaron de la Casa del Terror. Esta vez será un exempleado el que convierta a un hotel en el peor lugar para hospedarse. Tras ser despedido por mal comportamiento, Thomson estuvo durante años pergeñando cómo vengarse de los dueños y de los trabajadores. A partir de esta noche consumará su plan atroz, así que los que decidan visitar la Hoya de San Juan, junto a la rotonda de El Cubillo, podrán escoger dos opciones, o huir de él o ayudar a atraparlo. Ninguna de las dos estará exenta de peligros.

La casona de los horrores regresa este año renovada, en su tercera edición consecutiva. Tras el éxito del pasado año han decidido en esta ocasión ambientar el lugar en un antiguo hotel donde habrá una boda frustrada y un velatorio, pero también un innovador despliegue de sonido, iluminación e imagen. Además, el recorrido será más largo y habrá un total de 20 habitaciones por las que tendrán que pasar los asistentes, que esta vez interectuarán con los personajes terroríficos. Nadie se fiará de nadie.

Ambientación.

Las 40 personas que forman parte de este espectáculo, entre actores y responsables del montaje, llevan un mes diseñando el decorado y puliendo el argumento de la historia. Han tenido la valiosa colaboración de comerciantes de San Juan y San Gregorio para lograr el mayor realismo en la ambientación. Hoy, a partir de las 20.00 horas y hasta que haya público, será la primera de las 10 sesiones que tendrán lugar durante tres fines de semana hasta el 31 de octubre, noche de Halloween y víspera de Todos los Santos. Estará abierto los viernes, sábados y domingos, además del día 31. La representación está recomendada para mayores de 12 años y la entrada costará 3 euros.

Los asistentes entrarán en grupos de 10 personas y lo harán con un margen de pocos minutos para agilizar el ingreso. El recorrido dura unos 15 minutos, aunque depende de la velocidad a la que vayan, si se quedan presa del pánico o si corren más de la cuenta por el miedo.