Telde

La ciudad celebrará el mes forestal con la plantación de 1.000 árboles

17/11/2019

El lunes comenzará la primera edición de la semana del árbol de Telde, en la que cinco centros educativos cultivarán de lunes a viernes en Jinámar distintas especies de semillas autóctonas. La ciudad quiere plantar en un mes 1.000 ejemplares.

ETIQUETAS:

Con la plantación de un palo de sangre, una especie arbórea muy valorada perteneciente a la familia de las leguminosas, en el vivero municipal de Telde por parte del alcalde, Héctor Suárez, y el concejal de Medioambiente, Álvaro Monzón, se dio ayer el pistoletazo de salida ayer a una iniciativa ecológica que pretende teñir de verde la ciudad a partir del lunes. El objetivo es llegar a los 1.000 árboles aprovechándose del marco que ofrece la primera edición de la semana del árbol y el mes forestal. Se ha diseñado una ambiciosa iniciativa con la que el Gobierno local quiere dejar patente su compromiso con el medioambiente y la lucha contra el cambio climático, y que implicará a los más pequeños. En dicho proyecto participarán más de 300 alumnos de cinco centros educativos del municipio, «que son los verdaderos agentes de la transformación de nuestra comunidad», como explica Suárez.

Se realizarán siete plantaciones en tres barrios del municipio: Jinámar, Melenara y por último la finca de Lomo Calasio. Los primeros árboles serán para los centros escolares, entre el 18 y el 22 de noviembre, y luego se realizarán otras los días 24 de noviembre y el 6 de diciembre con convocatorias abiertas a toda la ciudadanía. Esta última se realizará en la finca de Lomo Calasio, el futuro pulmón verde de la Telde, coincidiendo con el día escogido para realizar una plantación mundial por el clima. Para facilitar la participación se establecerá una salida conjunta desde el parque Franchy Roca.

Ya el Pleno de Telde aprobó de forma unánime las Declaraciones de Emergencia Climática y de los objetivos de la Agenda 2030 marcados por la ONU. Entre las medidas se encuentra la puesta en marcha de los programas de reforestación y ampliación de zonas verdes, implementando fórmulas de custodia del territorio; campañas de educación ambiental, formación y concienciación sobre la emergencia climática. «En ese sentido, la celebración de la semana del árbol constituye una acción de educación y respeto por los árboles, ampliando el número y ubicándolos en lugares adecuados para que en un futuro formen parte de un bosque con todos los beneficios que ello conlleva», explica Álvaro Monzón.

De basurero a vivero municipal

La transformación del vivero municipal ha sido una las acciones de las que más se enorgullece el Gobierno local. Lo que antes era prácticamente un basurero por el grave estado de abandono en el que se encontraba, ahora el espacio luce una imagen totalmente distinta. «Hemos limpiado y puesto los semilleros, y el objetivo es algún día instalar ahí pequeños huertos urbanos. Hay una gran demanda de gente mayor y personas jubiladas que quieren tener su plantación. Pero para ello debemos realizar una ordenanza y prepararlo bien. Hasta entonces, Parques y Jardines lo utilizará como semillero», desvela Álvaro Monzón.