El gofio da el salto de la pella a la trufa

18/07/2018

Cinco restaurantes de la zona comercial abierta de San Gregorio participarán del 19 al 21 de julio en las primeras jornadas gastronómicas dedicadas al emblema de la gastronomía canaria.

El apetitoso olor a gofio característico de la calle María Encarnación Navarro saldrá de los dominios del Molino de Fuego, donde se ha hecho fuerte desde 1903, y conquistará las cocinas de los cinco restaurantes que se han atrevido a experimentar e innovar con este emblema de la gastronomía tradicional canaria. Será en Telde, esta misma semana, del 19 al 21 de julio, y se erigirá en protagonista de una actividad que busca dinamizar la zona comercial de San Gregorio y atraer más clientes al casco.

Habrá para todos los paladares. Los amantes de los sabores de siempre se podrán deleitar con la irresistible pella de gofio, como la que ofrece Casa Abrante. Y los que aspiren a sensaciones gustativas más atrevidas y sugerentes tendrán la oportunidad, por ejemplo, de mojar escamas de sal de gofio con pan en aceite de oliva de Telde, que es una de las propuestas saladas del restaurante La Tunera.

Esta interesante y variada oferta culinaria protagonizada por la conocida harina de millo será el fruto de la primera Jornada Gastronómica del Gofio, que ha juntado a los chefs del restaurante La Tunera, la Tasca Meraki, Casa Abrante Tasca, Cafetería La Canela y Churrería Melián para sacar lo mejor del gofio de Telde. Cada local ha elaborado su propio recetario, y hay algunos, como el Meraki, que reconocen que hasta ahora no lo tenían en su cocina y que han decidido incluirlo tras esta experiencia.

La actividad, que fue presentada este martes en la propia sede del Molino de Fuego, ha sido organizada por la asociación de comerciantes Zona Comercial Abierta de San Gregorio y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Telde y del Cabildo. La edil de Desarrollo Local, Celeste López, compareció acompañada de la presidenta de la patronal de los empresarios, Mónica Muñoz, y del cabeza visible del propio Molino de Fuego, Gonzalo Suárez.

Este último calificó la iniciativa de «empujón» al que hace años que es un «producto referente» de Telde, como lo definió la edil López, en un momento en el que el sector acaba de perder dos de los molinos que aún quedan en Gran Canaria, el de Arguineguín y el de Valleseco. Con todo, acto seguido, y en un tono más optimista, subrayó que, pese a su larga historia, hoy esta harina amarilla sigue teniendo vigencia en las cocinas de los canarios. Y en las de sus restaurantes. Sin ir más lejos, apuntó, acabada la presentación, que su gofio está presente en todos los locales de restauración de la costa de Melenara y, en general, en los de todo el este de la isla hasta Agaete. Su fábrica trabaja a pleno rendimiento. Produce una tonelada diaria y tiene un solo cliente, para Lanzarote y La Graciosa, que le hace dos pedidos al mes de 1.600 kilos.

Propuestas

Para abrir apetito, los chefs llevaron a la presentación algunas de sus propuestas. Celina Mendoza, de la Churrería Melián, hará chocolate con gofio y churros espolvoreados con gofio y miel de Florido. Manolo González, de La Tunera, trajo trufas de arroz con leche rebozadas en gofio con salsa toffe y crujiente de gofio y escamas de sal de gofio. Miraki ofrecerá un bacalao confitado en una cama de calabaza y cebolla, con una salsa de gofio, una teja de este mismo producto y un aceite de mojo verde y uno de pimentón, según explicó Verónica Casiraghi. Macu Nieves, de La Canela, hizo un adelanto de su menú con un pollo rebozado con gofio, una salsa de caramelo y gofio, y unas bolitas de gofio con dátiles y almendras. Y Enrique Ojeda, de Casa Abrante, propone mousse de gofio y turrón cremoso de gofio.