El Gobierno tendrá que aceptar el BIC del Oasis

29/07/2017

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, ha estimado parcialmente un recurso del Cabildo de Gran Canaria y ordenado al Gobierno de Canarias que dicte un decreto aceptando la declaración de BIC para el Oasis de Maspalomas. La sentencia puede ser recurrida ante el Supremo.

La propuesta del Cabildo para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Sitio Histórico al Oasis de Maspalomas, que recibió informe favorable del Consejo de Patrimonio Histórico de Canarias, «no modifica la clasificación, calificación, categorización o uso del suelo o de los inmuebles y tampoco incurre en desviación de poder para evitar la construcción de un gran hotel». Por estas dos razones, fundamentalmente, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC ha decidido anular el Decreto 90/ 2014, de 1 de agosto, del Gobierno de Canarias, por el que se decide no declarar BIC al Oasis.

La sentencia, que no es firme y puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, estima parcialmente el recurso interpuesto por el Cabildo en la que aparece como demandado el Gobierno de Canarias y codemandados Promotafe Grupo Dunas S.L., el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo y Riu Hotels S.A.

El fallo, del cual ha sido ponente el magistrado Francisco Javier Varona Gómez-Acedo, tras realizar un examen de todos los antecedentes del Decreto, se centra en cinco fundamentos de derecho, de los cuales tercero y quinto son claves. El tercero destaca que el espacio para el cual se propone la declaración como BIC, «con la totalidad de los informes, aparece vinculado a un acontecimiento histórico como es el cuarto viaje de Colón». «Tal existencia de valores históricos, es vinculante para el Consejo de Gobierno que no puede contradecirlo como hace el Decreto emitiendo su propia opinión».

Además, señala que la propuesta de BIC no modifica el status de la propiedad de los bienes incluidos en su delimitación, que queda diferido a un Plan Especial del Ayuntamiento, el que debe ser elaborado tras la declaración. «Hasta entonces no se puede hablar de restricciones a la propiedad», afirma.

Y en el quinto echa abajo la exposición doctrinal por la que se afirma que el Cabildo incurre en desviación de poder para evitar un gran hotel. «La declaración de BIC, por sí sola no impide la construcción de un gran hotel en la zona», finaliza.