Gran Canaria

Decenas de perros abandonados en Juan Grande

    Cargando reproductor ...
14/02/2018

Animalistas y protectoras han tenido que actuar de urgencia para rescatar a decenas de perros en situación de abandono y maltrato en una finca de Juan Grande, cerca de Los Rodeos. Les acompañó una pareja de agentes del Seprona porque había animales en muy mal estado. Incluso algunos estaban comiéndose los cadáveres de otros perros.

Gran Canaria sigue deparando imágenes dantescas de maltrato a los animales. El último episodio se ha localizado en Juan Grande, en San Bartolomé de Tirajana, en una finca donde malvivían decenas de perros dejados a su suerte y en pésimas condiciones. Un grupo de animalistas ha activado todas las alarmas tras comprobar el deplorable estado de los animales. Tras alertar al Seprona, que movilizó a una pareja de agentes, hacen un llamamiento al rescate de estos canes. Piden a la gente que quiera colaborar que se presenten con correas, transportines, mantas, comida y agua. Había perros sangrando, uno estaba muriéndose y tuvieron que llevarlo de urgencia a un hospital veterinario.

Canibalismo y cadáveres en cajores

El lugar de los horrores está en la cuarterías de Juan Grande, San Bartolomé Tirajana, donde decenas de perros maltratados estaban abandonados y desnutridos. En el momento en el que llegaron los agentes al lugar se encontraron a una mujer con presuntas facultades mentales trastornadas. En ese momento se intervinieron 19 perros vivos en pésimo estado, con señales de canibalismo. La patrulla del Seprona de Vecindario confirmó que encontró cinco cadáveres de perros en cajones, congelador y en la cama. Algunos, incluso vestidos con ropa de niño. En ese momento la mujer fue trasladada en ambulancia medicalizada al psiquiátrico con conocimiento del juzgado de Guardia.

Cargando reproductor ...
Denuncia de las protectoras

Tras las terribles escenas que vivieron las primeras personas que se acercaron a la finca, con varios perros hambrientos comiéndose el cadáver, ya desmembrado, de otro de ellos, las protectoras se pusieron en acción y reclamaron ayuda al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. Se preguntan si ha sido ajeno a esta crueldad. La finca en cuestión está al pie de la GC-1, pero para llegar hay que usar la GC-500 y desviarse a la derecha, poco antes de llegar a Juan Grande, por una carretera de tierra, a la altura de unas casas amarillas.