Solo las jornadas forestales emiten 4,8 toneladas de CO2 a la atmósfera

22/11/2019

Un ponente revela que harían falta 35 pinos canarios absorbiendo CO2 durante 30 años para compensar esa contaminación. Alejandro Melián busca concienciar sobre la huella de carbono

El gran desafío de la humanidad pasa por luchar contra el cambio climático y en el recetario de acciones figura en mayúsculas la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Casi toda actividad humana contamina. Entre ellas, también, las 26ª Jornadas Forestales, en cuyo marco, uno de sus ponentes, Alejandro Melián, reconocido educador ambiental, reveló este jueves que, por ejemplo, solo la organización de este seminario emitirá a la atmósfera 4,8 toneladas de CO2, aproximadamente. No buscaba boicotear el acto. Solo aspiraba a concienciar sobre la huella de carbono que dejan casi todas las actividades humanas.

Melián hizo un estudio previo para saber desde dónde han llegado a la sede de las jornadas, el Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, los ponentes, el equipo que las organiza y los participantes inscritos. Este último bloque se antojaba más difícil. Les hizo una consulta y solo respondieron 34, pero extrapoló sus datos al total de asistentes previstos. Con esos mimbres calculó la huella de carbono de estas 26ª Jornadas Forestales, a las que aún les quedan hoy una tercera sesión de ponencias y mañana una salida al campo.

Aire acondicionado

Para empezar, solo el propio edificio que les sirve de sede, el Paraninfo, genera media tonelada de CO2 por la electricidad que consume en tres días y en horas de la tarde, un consumo del que el aire acondicionado, subrayó Melián, copa el 43% de la contaminación producida. Otro factor generador de gases de efecto invernadero es el transporte. Melián incluyó en sus cálculos el tránsito en coche de ponentes y equipo, por un lado, y el de participantes, por el otro, diferenciando entre vehículos diesel y de gasolina; si van en guagua (las idas y venidas de cada día y la excursión del sábado), y hasta el uso de avión y tren. Al menos uno de los ponentes, que llegó de Extremadura, recurrió a estos dos medios de transporte. Pues bien, solo los ponentes, el equipo organizador y la visita de campo han dado o darán lugar (las jornadas no han acabado) a una tonelada de CO2 (1,05), pero solo el avión desde península fue el culpable del 53% de esa emisión. Los que llegaron por aire desde otras islas supusieron el 13% de esa tonelada. Por su parte, los 34 participantes tabulados emitieron en sus desplazamientos al paraninfo 0,211 toneladas. Melián extrapola datos, suma y calcula una huella de carbono final, eso sí, aproximada, de 4,89 toneladas, de las que 3,15 las generan los asistentes.

Para compensar no basta con plantar

Melián, que expuso este jueves otros dos ejemplos de huella de carbono (la de Aider y la del Ayuntamiento de Tejeda), cerró el ciclo de su charla subrayando que para compensar esas emisiones de CO2 no basta con plantar árboles. Y puso cifras. Por ejemplo, para absorber las 4,8 toneladas emitidas por estas jornadas serían necesarios 26 castañeros, o 3 eucaliptos, o 22 almendreros, o 5 palmeras canarias, o 35 pinos canarios. Eso sí, siempre que vivan 30 año