El Valle de Agaete vibra al son de una Rama serena y alegre

28/06/2018

El Valle de Agaete se llenó este jueves de vecinos y foráneos que disfrutaron al ritmo de La Rama de San Pedro, con la música de las banda de Agaete y de Guayedra. No faltaron las grandes ramas traídas desde el pinar de Tamadaba, el caldito mañanero y la visita a la ermita del santo patrón. Claro está, también hubo tiempo para los chiringuitos.

El Valle de Agaete vivió este jueves uno de los momentos más grandes de sus fiestas de San Pedro, la Bajada de La Rama. Los romeros, menos que en años anteriores, acompañados de papahuevos y de las bandas de Agaete y Guayedra Norteña, bajaron bien temprano del Pinar de Tamadaba donde como es tradición hicieron acopio de las ramas. El aroma a poleo, pino, eucalipto y retama lo impregnaba todo a medida que los romeros hacían el camino, uniéndose vecinos y forasteros a la popular fiesta.

El Valle de Agaete vibra al son de una Rama serena y alegre

No faltaron la música de las bandas, imprescindibles en esta fiesta, y los sonidos de los bucios. Padres e hijos de la mano demostraron que hay recambio en el Valle de Agaete para continuar con costumbres que forman parte del acervo cultural del lugar.

Buena temperatura

Además, la Rama del Valle se caracterizó este año por el tiempo clemente con los asistentes; aunque brilló un sol radiante, el aire y alguna nube pasajera hizo que el calor no fuera protagonista. Sí lo fueron los devotos, romeros y fiesteros, todos ellos deseosos de bailar con calma y alegría una Rama inolvidable.