Triana tendrá 58 barras en Reyes

03/01/2019

La noche de Reyes de Triana se estrena con gestión municipal. Este año habrá 58 barras en la calle para servir a las miles de personas que acuden a esta cita navideña. Se podrá limitar la circulación peatonal en zonas como Lagunetas. Mientras tanto, la ciudad volvió a vivir un caos circulatorio agudizado por las compras de última hora.

La noche de Reyes de Triana estrena este año su condición de fiesta popular y por vez primera la organiza directamente el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través de la concejalía del distrito Centro. Su responsable, el edil José Eduardo Ramírez, explicó que este año habrá 58 barras en las calles, cinco más que el año pasado. Y detalló que el horario de funcionamiento de estas barras será desde las 20.00 horas del sábado hasta las 04.00 horas del domingo.

«Esta año la noche de Reyes la organiza el Ayuntamiento y habrá un plan de seguridad para todo el entorno, con ambulancias, medidas antiterroristas, plan de evacuación y todos los requerimientos que exige la ley», expuso el concejal, «hemos declarado la noche de Reyes como fiesta popular porque la cada vez mayor aglomeración de gente requería que garantizáramos la seguridad de todos los asistentes».

El Consistorio mantuvo este miércoles una reunión con los empresarios de Triana para culminar los detalles del dispositivo de seguridad y de otros servicios que conlleva la celebración de la víspera de Reyes en esta parte de la ciudad. A la salida de la reunión, el presidente de los empresarios de la zona comercial abierta Triana, Carlos Bethencourt, manifestó su satisfacción por la organización del evento y, en general, por la marcha de la campaña navideña.

«El hecho de que lo organice el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria va a suponer un mayor control de ruidos y de ocupación de la vía», indicó el representante de los empresarios, «así como mayores niveles de seguridad».

Bethencourt explicó que en la reunión se les informó de que la Policía Local puede llegar a «limitar la circulación de personas en algunas zonas peatonales, sobre todo en el entorno de la calle Lagunetas» si se observa que la afluencia de personas pone en riesgo la seguridad de los asistentes.

En otras ciudades españolas, como Madrid, ya se han tomado medidas similares limitando el sentido del circulación en calles como Preciados y Carmen, en pleno centro, por la gran afluencia de personas. «En Madrid fue por congestión pero aquí se plantea la limitación por cuestiones de seguridad», expuso el presidente de la zona comercial Triana, «se pondrán vallas cuando se considere que el aforo existente es el razonable para permitir la entrada de un servicio sanitario o de seguridad».

Control y comprensión.

La organización municipal de la víspera de Reyes en la zona de Triana supondrá también un refuerzo especial en la vigilancia contra los ruidos. Hay que recordar que las quejas por los ruidos que genera la actividad del ocio y la restauración ha sido una constante en este mandato. Tanto es así que una treintena de colectivos vecinales, encabezada por la asociación Triana-San Telmo, han denunciado en común «la saturación de terrazas que vulneran el derecho a la salud y el descanso».

Al respecto, Carlos Bethencourt señaló que «vamos a ser muy cuidadosos con el hecho de que se cumpla legalidad, pero también pedimos un poco de comprensión -a los vecinos- porque es la única noche del año en la que Triana acoge una celebración de este tipo, reconociendo siempre que puede ser molesto».

En este sentido, animó a los residentes de la zona a identificar también las fiestas particulares en las que se superan los límites legales de ruido.

El representante de los empresarios de la zona comercial abierta de Triana también informó de que se ha pedido a la Policía Local y al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que refuercen los controles de los botellones y la adquisición de alcohol por parte de los menores de edad, que suelen reunirse para beber en el entorno del teatro Pérez Galdós.

Otro día de tráfico para olvidar

Mientras tanto, la ciudad se sumió este miércoles en un nuevo caos de tráfico que solo se alivió en el tramo central del día. Desde primera hora, la salida de La Isleta, las proximidades de las áreas comerciales y, de manera especial, el enlace de Torre Las Palmas con el túnel de Julio Luengo, se convirtieron en auténticas trampas que atraparon durante mucho tiempo a miles de conductores. Uno de los peores momentos se vivió a media mañana en Julio Luengo, que no era capaz de dar salida a los vehículos que entraban en los túneles. El problema está en que Juan Manuel Durán y Torre Las Palmas no están siendo capaces de absorber el tráfico de la zona, con lo que las colas se extienden por la GC-1 -hasta Juan XXIII- y afectan a su entrelazado con Mesa y López. También la GC-23 se resiente por esto. Las colas llegaron a la rotonda del Negrín. Por la tarde, ocurrió lo mismo. La Policía entiende que esto se debe a las compras de última hora porque la afluencia a Mesa y López no traga tanto tráfico.

Además, el hecho de que la mayoría de los vehículos solo vaya ocupado por un ocupante contribuye a agravar la situación de saturación que vive la ciudad.

  • 1

    ¿Cree que fue acertada la celebración de las campanadas en los locales de Vegueta?


    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados