La obra de Galicia genera dudas pero el Ayuntamiento asegura que hay espacio suficiente

¿Por aquí cabe la Metroguagua?

12/04/2018

La pregunta se ha extendido por el entorno de la calle Galicia: «¿Por aquí caben dos metroguaguas?». A primera vista está claro que no. El espacio que queda de calzada tras la ampliación de aceras apenas da para un camión. Pero el Ayuntamiento asegura que una vez que suba la plataforma, se garantizará un espacio de seis metros para la MetroGuagua.

A medida que han ido avanzando las obras, la inquietud se ha ido extendiendo entre los vecinos del entorno de la calle Galicia, donde se instalará la MetroGuagua, el sistema de transporte público de alta capacidad que quiere ser una realidad a partir de 2021 y que viene acompañado de una fuerte inversión en peatonalizaciones, creación de plataformas exclusivas para la guagua exprés y extensión de carriles bici.

En el caso del eje Galicia-Pío XII, las obras avanzan a buen ritmo pero la calzada que ha quedado se ha demostrado insuficiente para albergar dos guaguas exprés en cada uno de los sentidos de circulación que tendrá en este tramo. Ayer mismo, los vecinos se preguntaban cómo es posible que los dos vehículos puedan entrar en el espacio que queda, a la vista de que el camión de obra ocupaba prácticamente la totalidad de lo que queda de calzada.

Sin embargo, el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, advierte de que las dos guaguas entrarán sin problemas. «Al principio, cuando ves la obra es lógico que pienses que no va a caber la MetroGuagua», explicó, «pero hay que tener en cuenta que se va a levantar una plataforma única para que la compartan peatones y los nuevos vehículos del transporte público».

El edil descartó que se haya producido ningún error en la ejecución de la obra que obligue a la constructora a tener que picar la acera que ya está colocada.

«Lo que ocurre es que ahora se adoquina la calzada con unas baldosas que son diferentes del resto, con más capacidad de carga para soportar el peso de las guaguas, y cuando se quede todo a la misma altura, habrá espacio suficiente para que puedan circular», explicó José Eduardo Ramírez.

El nuevo esquema de la calle será el de aceras, alcorques y un pequeño enrejado para recoger las aguas pluviales, según se mira desde el lateral hacia el centro de la calle. Pues bien, el espacio que tendrá la MetroGuagua para la circulación es el comprendido entre las rejillas de pluviales.

«Además, el enrejado será de un material que podrá pisar la MetroGuagua si tuviera que desviarse por algún motivo», prosiguió el concejal de Movilidad.

Según los cálculos que le hicieron llegar los técnicos de Urbanismo, se garantiza una plataforma de paso al transporte público de algo más de seis metros de ancho, algo que se considera suficiente si se tiene en cuenta que la anchura de los vehículos que tendrá el servicio rápido de alta capacidad serán algo superiores a los dos metros.

José Eduardo Ramírez añadió que en esta zona las guaguas tendrán que ir despacio para garantizar más seguridad en los cruces de vehículos, pero sobre todo porque se comparte la plataforma con los peatones.

Hay que recordar que los dos sentidos de circulación que tendrá la MetroGuagua en la calle Galicia son los de los vehículos que vienen y van desde la zona de Mesa y López, que también se ganará como gran bulevar peatonal, ciclista y de transporte público.

Tanto en Mesa y López como en la calle Galicia, la MetroGuagua circulará a la inglesa.