Poema del Mar, hospital para tortugas heridas

17/04/2018

El acuario Poema del Mar ha puesto en marcha una colaboración con el Cabildo de Gran Canaria para que las tortugas heridas o enfermas que recuperan sus veterinarios recobren fuerzas antes de volver al océano en el tanque especial del que dispone el centro para este tipo de especies.

El acuario del grupo Loro Parque cuenta desde su inauguración con un tanque diseñado para tortugas marinas, un espacio que acaban de estrenar dos ejemplares curados por el Centro de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria, una de las referencias en Europa en la atención veterinaria a la tortuga boba (Caretta caretta).

Este Centro Recuperación de Fauna Silvestre, al que envían tortugas enfermas, heridas o extraviadas desde países de toda la costa atlántica europea, empleaba hasta ahora unos tanques plásticos situados en el puerto de Taliarte, donde estos animales pasaban su último periodo de adaptación para regresar a la naturaleza.

Sin embargo, esos tanques tenían muchas limitaciones, ya que son recipientes de apenas un metro de profundidad y cuatro metros de diámetro, insuficientes para que estos animales puedan nadar, fortalecer músculos y recuperar todos sus comportamientos habituales, explica a Efe el veterinario Pascual Calabuig, el especialista del Cabildo de Gran Canaria en recuperación de fauna.

En cambio, en el acuario Poema del Mar, disponen de un tanque profundo, con corrientes que fortalecen sus músculos, agua a una temperatura más alta, como la que encuentran en sus lugares de origen, e incluso una pequeña playa pensada para un objetivo futuro aún más ambicioso: intentar su reproducción en cautividad.

En estos momentos, ese espacio no tiene tortugas "residentes", sino en estancias de recuperación para volver al océano.

Poema del Mar, hospital para tortugas heridas

De hecho, los dos ejemplares que han podido ver estas semanas los visitantes del Poema del Mar tienen tras de sí una historia tan accidentada, como por desgracia común para esta especie, catalogada como “vulnerable” en la lista roja de fauna amenazada que publica la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

La primera de ellas fue rescatada en El Hierro por los Ocean Brothers, unos buceadores especializados en audiovisuales submarinos que se la encontraron con una malla de pesca enredada en una de sus aletas. La malla le había provocado tal herida al animal, que en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Gran Canaria tuvieron que amputarle la aleta, que estaba gangrenada.

Sin embargo, la tortuga se ha recuperado por completo y mañana será devuelta al mar en la misma isla donde la rescataron, en El Hierro, en un acto organizado por el Cabildo herreño.

La otra inquilina del tanque de tortugas del acuario de Las Palmas llegó allí tras haber sido recuperada en aguas del sur de Gran Canaria a punto de morir, porque se había tragado una “potera” (un anzuelo múltiple para pescar calamares y jibias), relata el conservador del acuario, Alberto Castellanos.

En ese caso, los veterinarios del Cabildo optaron evitar una extracción que podría haberle desgarrado el estómago y esperar a que el animal degradara y expulsara el anzuelo, como así ocurrió. Ahora, completa su adaptación en el acuario y pronto regresará al mar.

El responsable del cuidado de los animales del Poema del Mar resalta, además, que el hecho de que sus visitantes puedan ver estas tortugas en recuperación y conocer sus historias ayuda a otra de las funciones del centro: sensibilizar a la población sobre las amenazas que sufre la naturaleza, en especial a los escolares.

“Seamos realistas, podemos ayudar, pero no vamos a salvar el mundo. Lo que sí podemos hacer es concienciar a la gente: explicar a los niños que nos visitan en nuestra aula ambiental cómo son los animales, cómo se comportan, cómo reaccionan... Esa es una tarea de suma importancia”, resalta Castellanos.

Mientras tanto, el Poema del Mar ultima los preparativos con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la ONG ambiental ADS Biodiversidad para acoger de forma permanente tortugas bobas que llevan casi dos décadas residiendo en tanques del centro de Taliarte e intentar con ellas la reproducción en cautividad.

Castellanos subraya que para ese reto -que solo ha logrado un acuario de Japón- se diseñó el tanque de tortugas del Poema del Mar, que aspira a ayudar a reintroducir esta especie en Canarias, en cuyas playas hace décadas que no anidan ni desovan.