oídos sordos al carnaval

15/02/2018

Un grupo de vecinos de Vegueta están comenzando a dar los primeros pasos para plantar una batalla judicial contra el ruido en el casco histórico. Al igual que pasó con los residentes del parque blanco, estos ciudadanos reclaman su derecho al descanso. Los empresarios, en cambio, dicen que se respeta al hacerlo solo de día.

Las Palmas de Gran Canaria

No hay derecho a esto, es insoportable». Algunos vecinos de Vegueta han comenzado a movilizarse contra el ruido que generan las fiestas, en especial el carnaval de día. Ya están dando los primeros pasos para seguir el rastro que dejaron los residentes del edificio Simón Bolívar, quienes lograron desterrar los mogollones del parque blanco.

«No estamos en contra del carnaval pero podrían hacerlo en otro sitio», prosiguen los afectados, quienes también denuncian que no solo es esta fiesta, sino que se unen los problemas derivados del Oktoberfest, las campanadas de verano y el fin de año de día.

Para ellos, el problema no es solo de ruidos, sino también de accesibilidad ya que la acumulación de personas en el centro histórico impide usar los garajes.

«No podemos entrar ni salir de casa, ¿qué hacemos si pasa algo?», se preguntan los afectados.

Los planes de seguridad que fija el Ayuntamiento no les da garantía. «Esos planes son para los que están fuera, no para quienes nos quedamos dentro», explican, «a veces sentimos inseguridad».

La asociación Vegueta de ocio y restauración (Avor) se muestra comprensiva con estas quejas pero limita los efectos de los actos. «Respetamos el derecho al descanso, por eso son actos diurnos los que se celebran aquí», explica la gerente de Avor, Olga Palacios, «no invadimos su descanso». Ellos entienden que las quejas son de una minoría. «En toda Vegueta solo hay problemas con tres vecinos», explican, «además son tres eventos al año que ni siquiera se cogen el día entero».

Desde la asociación que engloba a los empresarios de la restauración se deja claro, en todo caso, que la celebración del carnaval de día es responsabilidad de la Sociedad de Promoción de Las Palmas de Gran Canaria. Solo hay dos fiestas que dependen de Avor en estos momentos: la de las campanadas de verano y el fin de año de día.

Por su parte, la concejala responsable del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, defendió la celebración de este tipo de actos y se mostró convencida de que el hecho de que las carnestolendas capitalinas hayan sido declaradas fiesta de interés turístico nacional permite estas celebraciones. Por eso, la edil considera que no puede establecerse ninguna comparación entre esta situación y la batalla legal que emprendió la comunidad de propietarios del edificio Simón Bolívar, en el parque de Santa Catalina.

La edil reconoció que ayer mismo le llegó una denuncia de algunos vecinos de la calle Frías contra el carnaval de día.

Medina certificó la asistencia a todos los vecinos en caso de necesidad porque está garantizada por los planes de seguridad de los actos.