El sector pide que se aplique una solución como la de Obispo Codina

El taxi no quiere irse de Mesa y López

01/02/2018

Los taxistas no comparten la propuesta de redistribución de paradas ni la prohibición de circular por Mesa y López hecha por el Ayuntamiento dentro del plan de peatonalización de esta calle. El sector plantea que se arbitre una solución al estilo de la que funciona en Obispo Codina, donde el taxi convive con la zona peatonal.

La peatonalización de Mesa y López que lleva aparejada la instalación de la MetroGuagua entre la calle Galicia y la Base Naval, y la consiguiente exclusión del taxi de este eje comercial no han sido bien recibidas por el sector. Los taxistas no comparten ni siquiera la redistribución de las plazas propuesta por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para compensar la eliminación de la parada que existe en sentido subida en la puerta del Corte Inglés.

En general, los taxistas argumentan que la propuesta no solo afectará a sus negocios, sino que también empeorará las condiciones de vida de los vecinos y los trabajadores que a diario usan el transporte público para desplazarse hasta la avenida de José Mesa y López.

«Hay una señora que tiene muletas y que vive dos portales más allá del Corte Inglés que siempre coge taxis para salir o volver a casa», explicaba este miércoles Gorky Bethencourt, portavoz de la Asociación pro Derechos del Taxista Autónomo de Canarias (Asprotac), «¿ahora qué hará esta señora, llamar a una ambulancia?».

Los profesionales de este sector ponen la calle Obispo Codina como ejemplo de lo que podía ser una solución alternativa a la propuesta del Ayuntamiento para la peatonalización de Mesa y López.

Obispo Codina es una calle peatonal en la que se permite el tránsito de taxis, con posibilidad de parar para recoger o dejar clientes, a una velocidad inferior a los veinte kilómetros por hora.

Este modelo es el que los taxistas entienden que se podría trasladar a Mesa y López, haciéndolo compatible con el paso de la MetroGuagua por el centro de la rambla actual.

«Esta solución no ha generado ningún problema de convivencia con los peatones en la zona de la catedral», explicó el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Auto-taxis (ATAT), Francisco Reyes. Allí el paso de los taxis no solo convive con los peatones sino también con las terrazas y sus usuarios.

Los trabajadores han solicitado ya la convocatoria de una reunión de la Mesa Sectorial del Taxi para conocer de primera mano la propuesta del Ayuntamiento, que dicen conocer solo por lo que han publicado los medios de comunicación. De hecho, critican que no se haya consensuado o consultado al sector para abordar este tipo de cambios.

Más allá de la propuesta, también consideran que la reordenación general del tráfico generará un caos circulatorio en la zona, ya que entienden que Néstor de La Torre y Menéndez y Pelayo no tendrán la capacidad suficiente para soportar los vehículos que ahora van por Mesa y López y Pío XII respectivamente.

«Los taxistas vamos a huir de esta zona porque vamos a estar tres cuartos de hora para llegar a las paradas», auguró el presidente de la asociación Asalariados Unidos del Taxi, Cristo García.