Los 115 elegidos para el sambódromo

27/01/2019

La samba atravesó el Atlántico para llegar a La Isleta. En este barrio tan importante del carnaval, el son brasileño se apoderó de las 115 personas escogidas como figurantes de las galas

La Isleta se desperezó este sábado al ritmo del carnaval. En el polideportivo Jardín de Infancia (la piscina, para los lugareños), amaneció la fiesta. Y lo hizo desde muy temprano. Allí, cerca de la plaza del pueblo, se concentraron 150 personas para participar en el proceso de selección de los bailarines y figurantes de las galas de las carnestolendas capitalinas, que este año tienen como tema principal Una noche en Río.

Alberto se apoyaba en un contenedor para rellenar el formulario de inscripción en uno de los actos más emocionantes de la fiesta, por lo que significa de entrega desinteresada y de amor por una fiesta singular, de raíces de barrio y ecos internacionales.

A la entrada del pabellón donde se iba a hacer la selección, la concejala Inmaculada Medina y el director artístico del carnaval, Israel Reyes, iban dando la bienvenida a los aspirantes, a muchos de los cuales ya conocían. No en vano, casi la mitad de las personas que se presentaron al casting repetían experiencia.

«Somos ya como una familia», explicaba Reyes, que este año cumple quince ediciones como director artístico de las carnestolendas de Las Palmas de Gran Canaria.

«Esta vez no traigo tacones», le explicaba al entrar otra de las aspirantes, aleccionada con el error cometido en el año anterior.

La fiesta ya está aquí

La concejala Medina dirigió a todos los aspirantes unas palabras motivadoras antes de que se iniciara el proceso selectivo. «Con ustedes, a partir de hoy, ya todo huele al carnaval», aseguró la edil responsable de la fiesta. «El carnaval es lo que hace que estés ligado de verdad a la gente porque es la fiesta más importante de la isla», añadió, «les pedimos entrega y cariño, y con esos ingredientes el escenario se les va a quedar pequeño».

Los más experimentados ya saben que la experiencia de la gala es «un subidón de adrenalina», como explican Fredy Santana y Orlando Florido, aunque luego se les pasa como un suspiro. «Cuando sales al escenario de Santa Catalina se te hace corto», aclaran.

«La verdad es que impone», explica Olivia Sánchez, quien acude este año al casting junto a Ayose Ortega, Carlos Moreno, Daniel Hernández y Alberto Starkmann. «Luego, cuando sales al escenario, se te pasa en nada», prosigue la joven, «al final disfrutas más la experiencia entre bambalinas que en el escenario».

La selección de los figurantes no es sencilla, y menos con unos ritmos tan complicados como los brasileños. De hecho, las coreógrafas Silvia Martel y Cristina Pérez estuvieron veinte días en Barcelona haciendo un curso intensivo de samba con una bailarina brasileña.

Israel Reyes aseguró que lo que se buscaba era que los aspirantes tuvieran ritmo. «Es un tipo de música dificilísima», detalló, «los que tengan más ritmo se quedarán como bailarines y los que no tengan tanto, como figurantes».

Los 115 elegidos para el sambódromo

El director artístico del carnaval daba estos detalles mientras la coreógrafas marcaban los pasos básicos de inicio. Tras dos horas de trabajo, un total de 115 aspirantes fueron seleccionados para subir al escenario, que este año diseña Carlos Santos. De ellos, tres pasarán a formar parte del equipo profesional de baile, que en estos momentos ya cuenta con catorce componentes. Hay que recordar que las galas tienen un cuerpo más profesionalizado, al que se suman luego los acompañantes que ayer pasaron la prueba.

Ahora los seleccionados tendrán que ensayar los próximos tres fines de semana, más los días martes, miércoles y jueves antes de la gala de la reina, que se celebrará el viernes 1 de marzo.

Esta exigencia de tiempo la tenía clara Macarena Padrón, trabajadora del hospital Insular en la Unidad de Internamiento Breve. «Desde diciembre ya empiezo a tramitar los cambios de turno para poder participar en el carnaval», explicó la vecina de Santa Brígida.

Ritmo y color

«Una noche en Río significa que vamos a pasarlo bien», dijo Reyes, «después de tantos temas históricos, ahora miramos al origen del carnaval, y eso va a animar la fiesta y va a estar presente en muchas cosas». Así, frente a la oscuridad de la magia del último año, Río de Janeiro y su noche van a ofrecer ritmo y color a raudales.

La cita de ayer contó también con la presencia del guipuzcoano Unai Tellería, con amplia trayectoria en moda, cine, teatro y televisión, y diseñador de vestuario del carnaval desde 2005, que, junto a su equipo, aprovechó el momento para ultimar detalles y tomar medidas a los seleccionados.