La Policía Local atendió 230 casos de violencia de género en 15 meses

10/01/2019

La unidad policial especial que atiende a las víctimas de machismo, menores, personas en exclusión social y mayores estrenará en marzo una nueva sede en Tamaraceite para mejorar la atención a estos colectivos. Desde septiembre, la UPAL prestó servicio a 960 personas

Tres salas de atención personal, una de reuniones, cinco despachos, dos celdas y un acceso para dos vehículos policiales constituyen las nuevas dependencias de la Unidad de Protección y Acompañamiento de la Policía Local (UPAL) que abrirán sus puertas en torno al mes de marzo en Tamaraceite. En estas nuevas dependencias, que ocuparán una superficie de 390 metros cuadrados, se quiere prestar una asistencia que garantice mayores niveles de anonimato y seguridad que lo que se ofrece en la actualidad en un local anexo a la Casa de la Mujer, en Escaleritas.

La UPAL fue creada en septiembre de 2017 y está integrada por una decena de agentes. Desde entonces, han realizado 960 intervenciones, de las que 271 fueron asistencias a menores de edad en riesgo de exclusión social o que sufren ciberacoso o intimidación en el ámbito escolar; otras 230 constituyeron atenciones a víctimas de violencia de género; y el resto, hasta llegar al total, serían casos de mayores y de personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica.

Los policías de la UPAL realizan un seguimiento, prevención y acompañamiento de las mujeres víctimas de violencia de género que se tengan asignadas en base al acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior, según informa el Consistorio capitalino. Además, son los encargados de investigar los casos de violencia de género detectados por los servicios sociales o la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento, siempre en colaboración con la Policía Nacional. Estos agentes de la UPAL ofrecen una intervención especializada a las víctimas de violencia de género garantizando mayor sensibilidad, atención y eficacia a la protección y acompañamiento de las víctimas, y evitando actuaciones que supongan un incremento de la victimización.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, visitaron ayer la obra de construcción de las nuevas oficinas, cuya construcción se está rematando con la instalación de los falsos techos, las luminarias, las mamparas para separar los distintos espacios, el pavimento y el acceso desde el garaje.

Las oficinas de la UPAL se encuentran en los bajos del edificio de 72 viviendas que se construyó dentro del área de renovación urbana de Tamaraceite, situado entre las calles Gutiérrez Mellado, Pintor Pepe Dámaso y Escultor Tony Gallardo.

El alcalde recordó que la UPAL funciona desde septiembre de 2017 como heredera del Servicio Especial de Atención a la Mujer y al Menor (Seamm), que fue desarticulado en el mandato anterior. Según Hidalgo, «una de nuestras grandes preocupaciones en esta obra ha sido salvaguardar la intimidad de las personas que atienden los agentes de esta unidad, que necesitan unas instalaciones independientes para poder garantizar la atención exclusiva y sensible».

El proyecto de construcción de las nuevas dependencias fue adjudicado a la empresa Opincan por 659.490 euros que se financian con cargo al Plan de Cooperación con el Cabildo de Gran Canaria 2018-2019.

Al respecto, el presidente del Cabildo grancanario recordó que el presupuesto inicial de la obra era de un millón de euros por lo que el remanente que queda tras la adjudicación se podría utilizar para cubrir cualquier necesidad no prevista inicialmente en las nuevas dependencias de la Unidad de Protección y Acompañamiento.