La Fiscalía pide 21 años de prisión para El Chupa

20/04/2019

El Ministerio Público entiende que Francisco Iván Trujillo es el culpable de haber asesinado a tiros a Lionel Carrillo en un crimen cometido de día en la Vega de San José. Tendría que indemnizar a la familia del fallecido con 180.000 euros

ETIQUETAS:

La Fiscalía Provincial de Las Palmas ha interesado que Francisco Iván Trujillo, conocido por el sobrenombre de El Chupa, sea condenado a 21 años de cárcel por haber asesinado a tiros a Lionel Carrillo, en un crimen cometido en la calle Córdoba de la Vega de San José el 29 de agosto de 2017. El fiscal Pedro Gimeno considera que El Chupa asesinó a Lionel Carrillo a plena luz del día y tras dispararle cuatro veces por un presunto ajuste de cuentas. Tendría, además, que indemnizar a la familia del fallecido con 180.000 euros. El juicio, que se celebrará ante el tribunal del jurado, no está aún señalado.

Según el relato de los hechos realizado por el Ministerio Público, sobre las 18.30 horas del 29 de agosto de 2017, Francisco Iván Trujillo, El Chupa, se dirigió a la calle Córdoba donde coincidió con su vecino y amigo de la infancia, Lionel Jesús Carrillo, que estaba disfrutando de un permiso penitenciario. Durante dicho permiso, Lionel Jesús Carrillo Suárez había intentado localizar a El Chupa sin éxito, aunque este último era «plenamente conocedor de esos intentos de Lionel Jesús Carrillo», sostiene el Ministerio Público.

Una vez se produjo el encuentro, el investigado Francisco Iván Trujillo dijo a Lionel Jesús Carrillo que se acercara a él ya que estaba en la acera de enfrente y, tras hacerlo, el acusado presuntamente sacó «un arma de fuego no plenamente identificada pero en todo caso tipo revolver y con un calibre compatible con cartuchos 44 Remington Magnum» y, con la intención de acabar con la vida de Lionel Jesús, «efectuó cuatro disparos» que impactaron en su cuerpo ocasionándole la muerte de manera casi inmediata. Todo ello fruto de un presunto ajuste de cuentas. El investigado Francisco Iván Trujillo, «con la finalidad de asegurar la producción de la muerte buscada, realizó una secuencia de cuatro disparos», efectuando un primero que impactó en cadera derecha y un segundo que afectó al codo izquierdo, «encontrándose agresor y víctima enfrentados, en ese momento inicial», afirma el fiscal.

Una vez recibido el segundo de los disparos «y como consecuencia de los impactos recibidos, Lionel Jesús Carrillo quedó de espaldas al acusado», quien aprovechando su situación de «absoluta indefensión» y a una distancia «que no puede precisarse pero de escasos metros, continuó accionando el mecanismo de disparo, efectuando otros dos disparos que impactaron en zona subescapular derecha (el tercero) y en región occipital (el ultimo y mortal de necesidad) de la víctima, que caería al suelo ya sin vida».

En la calle. Los cuatro disparos fueron efectuados en una zona «con presencia de diversos transeúntes y tráfico rodado, poniéndose en serio riesgo la integridad física de los viandantes y vecinos de la zona, hasta el punto que uno de los 4 proyectiles disparados siguió una trayectoria que le llevo a impactar en el cristal delantero derecho de una guagua de la línea 12» que circulaba por esa calle, «alojándose en la consola de mandos del vehículo».