El plan de Las Rehoyas tardará 16 años y sube hasta los 10 pisos

15/02/2019

El cambio del barrio requerirá de cuatro trienios de obras. El proyecto, en exposición pública, plantea un bloque de diez alturas en Santa Luisa de Marillac. Los edificios más altos se concentran sobre el grupo de las 322 viviendas, donde se concentra el rechazo al proyecto

El plan parcial de rehabilitación Rehoyas-Arapiles ha salido a exposición pública para que los ciudadanos interesados puedan presentar las alegaciones que consideren oportunas a lo largo de un mes.

La propuesta supone la disposición de las viviendas -de las 2.558 actuales se quedan en la zona 1.766 más 148 en el parque- en torno a un gran espacio verde central en el que irá el nuevo colegio y buena parte de las dotaciones de las que carece el barrio.

La transformación se ha proyectado en dieciséis años, aunque las dos experiencias anteriores de reposición en la ciudad demuestran que las previsiones siempre se quedan cortas. Así ocurrió en El Polvorín, que al final requirió 17 años para 842 viviendas- o en Tamaraceite, que debía haber acabado en 2014 y todavía sigue en marcha.

Además, el proceso de Las Rehoyas podría complicarse más por el hecho de que una parte de los vecinos se opone a la reposición y ya ha anunciado un recurso judicial que podría por paralizar la renovación.

En todo caso, el plan distribuye las actuaciones en cuatro cuatrienios: en el primero, se construyen 456 viviendas sobre parte de Santa Luisa de Marillac, de Santa María de la Cabeza, de la cancha del colegio actual y en los lindes con Schamann y Cruz de Piedra. En estos cuatro años se demuelen 576 viviendas de la parte alta del barrio.

En el segundo cuatrienio se ejecutarán 797 pisos, renovándolos en las zonas de Schamann y Cruz de Piedra, así como la parte más alta de la Carretera General del Norte. En ese tiempo se tirarán 1.245 casas, tanto de los lindes como del centro de Las Rehoyas.

Para el tercer cuatrienio se espera tener ya el nuevo colegio y se proyecta la construcción de 156 viviendas, básicamente en la parte alta de Santa Luisa de Marillac. Aquí solo se tiran 210 viviendas en el entorno de Virgen de Las Angustias.

Y para el último cuatrienio se remataría el plan con 357 viviendas en la parte de la Carretera General del Norte más próxima al parque de Las Rehoyas. En este caso, caerán bajo la piqueta 451 pisos.

Hay que recordar que la obra se divide en diez fases diferentes, a las que hay que añadir una previa, que consiste en la construcción de un edificio de 148 pisos sobre el parque de Las Rehoyas y la demolición de otros tantos en Santa Luisa de Marillac (bloques 15 y 16) y Santa María de la Cabeza (bloque 10).

El hecho de que el barrio se esponje supondrá también que algunos bloques crezcan en altura. Así la nueva configuración de Las Rehoyas verá edificios de entre cinco y diez pisos.

El bloque más alto estará en la calle Santa Luisa de Marillac, frente a la actual plaza del Escorial, con diez plantas, de las que ocho son de viviendas y dos son de uso dotacional. Aquí irán setenta pisos.

En todo caso, un 35% de las viviendas repuestas (624) se distribuirán en bloques de cinco plantas; un 22% (394) irán en edificios de siete pisos; un 20% (348) se distribuirán en ocho alturas; un 19% (330) en bloques de nueve pisos; y un 4% (70) en el citado de diez plantas.

Curiosamente, la zona donde se encuentra la mayor resistencia a la reposición, puesto que son viviendas que no pertenecen al patronato Francisco Franco, acoge tres inmuebles de nueve alturas; otros tres de ocho; y tres más de siete. Irán en sentido descendente, desde la rotonda hacia el parque.

Usos y concentraciones

Los bajos de los edificios de las quince parcelas en que se ha distribuido el plan de reposición de Las Rehoyas incluyen locales para pequeño comercio, pequeña industria, talleres, oficinas o uso de ocio y recreativo.

La mayoría de estos casos se concentra en los nueve bloques que se van a levantar en paralelo a la Carretera General del Norte, así como los que están junto al colegio Néstor de La Torre y en la unión de Farmacéutico Pedro Rivero y Joaquín Belón. También se ha reservado espacio en la planta baja de los nuevos edificios en la parte alta del barrio (hacia Schamann) y en una parte de uno de los dos inmuebles que se levantarán sobre el actual colegio.

En cuanto a los usos dotacionales -como equipamientos comunitarios, sociosanitarios o de oficinas- se reservan dos alturas en el edificio de diez plantas; y tres, en el caso de la parcela destinada a viviendas entre Santa Luisa de Marillac y Santa María de la Cabeza.

Por lo que respecta a la acumulación de viviendas por parcela, la que está señalada con el número 14 dentro del plan parcial de rehabilitación Rehoyas-Arapiles es la que concentra mayor número de pisos, con 156 viviendas. Se trata de uno de los inmuebles que se construirá sobre una parte del actual colegio de infantil y primaria Las Rehoyas. Es una parcela que tiene 2.232 metros cuadrados de superficie.

En cambio, la finca con menos viviendas es la que se encuentra registrada con el número 1 y que está ubicada en la cuña que forman las calles Agustina de Aragón y Virgen de Guadalupe. Sobre esta parcela de 598 metros cuadrados se distribuirán 30 viviendas.

En cuanto al solar donde se levantará el edificio más alto de cuantos han sido proyectados en el plan de reposición -el de diez plantas-, tiene una superficie de 872 metros cuadrados, sobre los cuales se construirán setenta viviendas.

Respecto a las alternativas fuera del ámbito de la reposición se encuentran las de Lomo Apolinario, Doctor Chiscano, Pepe Gonçalvez, Las Torres, Tamaraceite Sur y León y Castillo.