El parque de Santa Catalina celebra los 50 años del bazar Virginia

14/03/2018

El parque de Santa Catalina está de celebración. El bazar relojería Virgina cumple cincuenta años en la ciudad como recuerdo de una época en la que el comercio venía de la mano de los indios. Eran tiempos en los que el precio de un reloj bien valía un desplazamiento en avión.

ETIQUETAS:

El bazar relojería Virginia mantiene en su lema el recuerdo del tiempo de los puertos francos, cuando los relojes más modernos de la época podían comprarse a precios casi de ganga en comparación con la Península. «Compra tu reloj con precios de Canarias», sigue anunciando el establecimiento comercial, ya con sus puertas abiertas en el mundo digital.

Han pasado ya cincuenta años desde que el establecimiento comercial abrió sus puertas en el parque de Santa Catalina. Fue el 10 de febrero de 1968. Desde entonces, han pasado por allí multitud de clientes, en su mayoría peninsulares y extranjeros, que siempre respondieron al reclamo de los buenos precios.

Su propietario Tirthdas Santdas Vaswani, comenzó en la calle Juan Rejón con un bazar allá por el año 1963. Cinco años después, se trasladó al parque de Santa Catalina, en pleno epicentro turístico, donde decidió abrir el que hoy es conocido como bazar Virginia.

Tirthdas Santdas Vaswani, hoy con 86 años, y por razones de edad, ha dejado en manos de su hijo Umesh T. Vaswani la regencia del negocio. «Aquí estoy», comenta el empresario, «con la misma ilusión, abriendo todos los días, con la esperanza de que haya ventas, pero recordando con nostalgia aquellos gloriosos tiempos del bazar Virginia».

Entre la clientela fiel que tenía el establecimiento comercial en aquellos tiempos se contaban pilotos, azafatas, marineros, militares, deportistas..., que buscaban buenos precios en productos tecnológicos como cámaras de fotos y relojes de pulsera, pero también en otros clásicos del comercio canario de aquella época, como puros y bebidas.

Umesh comenta: «Eran buenos tiempos de nuestro negocio, que llegó a tener hasta seis empleados»

Sin embargo, la actividad comercial sufrió primero con la supresión de los puertos francos allá por el año 1972, la implantación del REF, la entrada del mercado único europeo y la puesta en marcha del IGIC y otros impuestos. «Mi padre se vio obligado a despedir a los empleados y a continuar primero él y luego yo, solos en la tienda».

  • 1

    ¿Las obras en las calles están afectando al tráfico en Las Palmas de Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados