El Ayuntamiento no usará los ocho millones de inversiones sostenibles

16/12/2018

Los ocho millones de euros que podrían utilizarse como inversiones financieramente sostenibles se quedarán como remanentes. El alcalde asegura que no hay capacidad para realizar más proyectos en un momento en el que está activa una inversión de 55 millones de euros en toda la ciudad

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no utilizará este año el recurso de las inversiones financieramente sostenibles, una posibilidad que se ofrece desde el año 2012 a las corporaciones para que puedan escapar del corsé del techo de gasto y usen parte de sus remanentes o de su superávit a financiar proyectos que mejoren la vida de los ciudadanos a largo plazo y que no generen gastos de mantenimiento a la corporación.

Para 2018, el Consistorio tenía a su disposición unos ocho millones de euros de inversión disponible a través de esta vía, pero el grupo de gobierno ha desechado activarla. «No vamos a incorporar estas inversiones este año porque la estrategia es hacerlo cuando no tienes inversión ni capacidad por el techo de gasto. Nosotros lo hicimos en su momento porque no teníamos margen, pero al romper este año el techo de gasto, incorporamos 69 millones en inversión», explicó el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo.

El regidor calcula que en estos momentos hay activas inversiones por valor de 55 millones de euros y anunció que «vamos a seguir incorporando obras hasta fin de año para intentar llegar a esos 69 millones».

En su opinión, plantear el uso de inversiones financieramente sostenibles ahora, con el panorama inversor actual que vive la capital grancanaria, «es absurdo porque no hay más capacidad, ni tenemos proyectos nuevos cuya inversión ya no estuviera prevista o que debamos incorporar urgentemente». Hidalgo entiende que «la estrategia es seguir gastando el máximo de recursos posibles. Tenemos unos 55 millones de euros entre licitados, adjudicados y en obras, y la idea es acabar el año ampliando esta cifra al máximo posible. Nuestra intención es que las obras que están, se hagan».

El alcalde reconoce que «hemos metido tanta carne en el asador que no hay personal suficiente en Urbanismo para gestionarlo todo» de tal modo que ahora el Ayuntamiento se centrará en culminar las obras en marcha y tratar de aprovechar todo el presupuesto disponible.

Hay que recordar que las inversiones reales fueron el capítulo que más creció en el último presupuesto, pasando de 22,5 millones en las cuentas de 2017 a 56,3 millones de euros en las del año que ahora se extingue.

Augusto Hidalgo destacó que ningún otro ayuntamiento está afrontaron un esfuerzo como éste. «Otras ciudades de nuestro tamaño están invirtiendo entre cinco y diez millones de euros cuando nosotros afrontamos 55 millones de euros», detalló, «y encima con las complicaciones de la ley de contratos, que hizo que retrasara las intervenciones». El regidor socialista aclaró que el plan inversor se vio ralentizado por el hecho de que ya no se puede actuar directamente desde Geursa, la sociedad municipal urbanística. «Va todo por la vía procedimental interna, que es mucho más lenta, y tenemos un embudo tremendo», dijo.

Los presupuestos de 2019 recogerán una disminución de las inversiones debido a que habrá que terminar de ejecutar todos los proyectos con financiación de 2018 por lo que la opción de usar las inversiones financieramente sostenibles no se cierra para el próximo año. «Tenemos el margen del año que viene y con eso jugaremos», dijo el alcalde, «si hay algún proyecto no previsto, se podría tirar de remanente». Por eso, emplazó el debate de uso de las inversiones financieramente sostenibles a mayo o junio.

En 2017 no se pudo recurrir a los fondos consignados para este concepto (unos dieciséis millones de euros, según los cálculos hechos por los grupos de la oposición) porque en ese momento no se cumplía el plazo máximo legal para pagar a los proveedores, que es de 30 días.