Ciudad del Campo quiere guaguas para llegar al hospital Negrín

22/10/2019

En Ciudad del Campo los residentes calculan sus desplazamientos por horas. Global es la única compañía que atiende el barrio y el transporte público pasa cada sesenta minutos. Los vecinos se concentraron ayer ante el Ayuntamiento para exigir el servicio de Guaguas Municipales

Cuando Mercedes Mateos Castell, que a veces tiene que desplazarse en silla de ruedas por la discapacidad al 76% que tiene reconocida, debe ir al hospital general de Gran Canaria Doctor Negrín sabe que necesita dos horas. «Tengo que coger la guagua a las seis de la mañana si quiero estar en el hospital a las ocho», explica.

Su trayecto es una odisea a pequeña escala. «Tengo que ir hasta El Hoyo, luego desde allí cojo la guagua para llegar hasta la parada de la que sube a Siete Palmas y me paro en el Lidl, y bajo en silla de ruedas hasta el hospital», relata esta vecina. Y lo peor no es eso, sino que si no es la primera persona que llega a la parada en silla de ruedas, tengo que esperar otra hora porque no admiten dos sillas de ruedas.

Pero ahí no acaban sus problemas porque debido a la cuesta, la guagua no puede sacar la rampa como es debido, con lo que hay veces en que «el chófer me ha tenido que coger para poder bajar».

La línea 320 de Global es la que presta servicio al barrio. Y estos días, gracias al trabajo de la asociación de vecinos, se ha logrado que la 326, en estado de pruebas, permita a los estudiantes del barrio disponer de una conexión con el campus universitario.

«Lo más urgente para nuestro barrio es una guagua municipal que vaya de Ciudad del Campo al Negrín, Mesa y López y Santa Catalina», expuso el presidente de la asociación de vecinos, Kemo Camara, quien también demanda una línea directa con el parque de San Telmo.

Elena Gómez Carballo representa la voz de los jóvenes del barrio. Para esta vecina de Ciudad del Campo, que cursa estudios de Ciencias de la Salud en el campus de San Cristóbal, el desplazamiento también le tributa mucho tiempo. «Tengo que estar a las 06.30 horas para poder llegar a clase a las ocho de la mañana», detalla, «y los fines de semana es peor porque la guagua pasa cada dos horas».

Además, de noche el servicio de transporte se interrumpe a las 22.00 horas, con lo que las personas que quieren salir no tienen mucha alternativa al coche particular. «Llevamos siempre diez euros por si hay que coger un taxi», asegura la joven, «si no tienes dinero, te tienes que aguantar».

Los vecinos sienten que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no los trata igual que a otros ciudadanos. «A Piletas sí llega la 44», expone el representante vecinal de un barrio que aglutina a unos 7.000 vecinos, según sus propios datos.

La concesión, el problema

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez, se mostró comprensivo con las reivindicaciones vecinales pero aseguró que Ciudad del Campo es una de las zonas concesionadas con Global y, por tanto, ahí no puede operar Guaguas Municipales. El permiso concedido a la empresa insular para operar en la ciudad, básicamente en el extrarradio pero también por el centro de la capital, se firmó en 2007 y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2027.

«Lo que sí haré es trasladar la petición de los vecinos de Ciudad del Campo en la próxima reunión de la Autoridad Única del Transporte», prometió el edil.

Ramírez también se comprometió, en la medida de lo posible, a facilitar los transbordos entre Global y Guaguas Municipales para tratar de que los vecinos de Ciudad del Campo ahorren tiempo en sus desplazamientos por la capital grancanaria.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados