Avecalta aplaude que no se recurra la caducidad de la licencia de las torres

03/03/2020

Los vecinos de Schamann anuncian que solicitarán la ejecución provisional de la sentencia que declaró que el permiso de obra en el Canódromo ya perdió su vigencia

La asociación de vecinos ciudad Alta (Avecalta), del barrio de Schamann, ha celebrado la voluntad política del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de no recurrir la sentencia de 13 de febrero de 2020, que declaró la caducidad de la licencia de obras con la que se construyen las Torres del Canódromo, tal y como manifestó el concejal de Urbanismo, Javier Doreste.

«Nos ha sorprendido gratamente dicho planteamiento, es muy inteligente y desde luego, lo más conveniente para el interés general», manifestó la presidenta de la asociación de vecinos, María de los Ángeles Sánchez, quien consideró «excepcional e inaudito» el planteamiento del Ayuntamiento, ya que en los casi veinte años de lucha en los tribunales, «la Corporación municipal ha estado alineada sistemáticamente con la mercantil Realia».

«Desde el año 2000 hasta hoy, todos los gobiernos municipales sin excepción han mostrado una actitud permisiva y propicia para que la ordenación urbanística del Canódromo, declarada nula por el Tribunal Supremo en 2014, se vaya consolidando poco a poco a través de los hechos consumados», prosiguió la representante vecinal.

La licencia fue concedida por el Ayuntamiento a Realia Business en 2006 y más tarde, en noviembre de 2008, se autorizó una prórroga. Desde ese momento, se daba a la constructora un plazo de un año para iniciar los trabajos y dos años para concluirlos.

La magistrada aclara que, a partir del 5 de diciembre de 2012, Realia tenía dieciséis meses y cinco días para ejecutar las obras. De este modo, la construcción debería haber estado finalizada en torno a abril de 2013.

Avecalta considera que no recurrir la sentencia es lo más conveniente para el interés general de la ciudad

Para la asociación Avecalta, a la luz de la última sentencia que declaró la nulidad de la licencia y que adelantó en exclusiva CANARIAS7, los trabajos que en la actualidad se ejecutan a toda velocidad, carecen de cobertura administrativa, porque aunque la sentencia de 13 de febrero pasado que declara su caducidad no sea firme, despliega su efecto a las partes personadas en el procedimiento, esto es, a los vecinos, al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y a la propia promotora.

Se refieren a los trabajos que desde el verano han permitido levantar la segunda torre del proyecto que Realia anuncia ahora como The Towers en su página web. Se trata de una promoción de 120 pisos distribuidos en dos bloques que están frente al parque del Canódromo. La batalla judicial que emprendieron los vecinos logró paralizar la promoción cuando se había levantado la primera de las torres, pero a partir del pasado mes de agosto se retomó la construcción. Desde entonces casi se levantó la totalidad de la segunda torres.

En cualquier caso, los vecinos se mostraron más desconfiados que Javier Doreste, quien en manifestaciones a los medios confesó la esperanza de que ante esta nueva sentencia, Realia paralice de manera voluntaria los trabajos de construcción. «Estamos convencidos de que la promotora no parará hasta que la jueza ordene la detención de los trabajos, sólo buscan consolidar por la vía de los hechos una indemnización que pretenden reclamar a la ciudad», aseguró María de los Ángeles Sánchez, quien adelantó que «Avecalta solicitará la ejecución provisional de la sentencia desde el primer momento en que ello sea posible».

Finalmente, la dirigente vecinal recalcó «el férreo compromiso de Avecalta con la integridad urbanística e interés general no solo de Schamann sino de la ciudad». Para ella, «la superioridad económica de Realia no le va a permitir hacer realidad unos edificios que según el Tribunal Supremo no tienen justificación ni sentido en nuestro barrio, ni siquiera con la complicidad del Ayuntamiento, porque recabaremos la tutela judicial todas las veces que fuera necesaria».