Todo pendiente del viento

    Cargando reproductor ...
12/08/2019

El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Fernando García, ha avisado este lunes que las rachas de viento de entre 75 y 80 km/h se mantendrán en los primeros tres día de la semana en Canarias, lo que podría dificultar las tareas de extinción del incendio forestal de Artenara, en la isla de Gran Canaria. Mil vecinos de Gáldar, Artenara y Tejeda siguen desalojados mientras más medio millar de efectivos luchan por turnos contra el fuego. El mayor riesgo está en la Degollada de Tejeda

Pendientes del viento. Así vivió la cumbre de Gran Canaria la segunda noche con las llamas consumiendo el corazón de Artenara, Tejeda y Gáldar tras una jornada marcada por el titánico esfuerzo realizado por el más de medio millar de efectivos que trabajan por turnos contra las llamas y por la decena de medios aéreos que descargaban en la zona 300.000 litros de agua. Con la caída del día, estos últimos se retiraron y volverán a la zona con las primeras luces de hoy. Este trabajo consiguió que el incendio forestal se mantuviese contenido dentro del perímetro de 23 kilómetros sin progresar manteniendo la superficie afectada en unas 1.000 hectáreas, según anunció el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres. «El incendio no ha progresado. Hemos conseguido contener y que no salga del perímetro de casi mil hectáreas», explicó Torres.

Desde la pasada medianoche la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene activo el aviso amarillo por fuertes vientos con rachas que pueden superar los 80 kilómetros por hora en la zona sur, este y oeste de Gran Canaria. «Tenemos prevista cualquier circunstancia que pueda ocurrir, ojalá las noticias sean que esta contención lograda en el día de hoy sea definitiva y que esta noche el viento nos eche una mano favorablemente. Si no es así tendremos que activar mecanismos inmediatos porque puede saltar esta zona de seguridad y afectar de manera importante las cumbres, nuestros montes. Máxima precaución y seguir las indicaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y agradecer el esfuerzo y el trabajo que están realizando todos los efectivos implicados», enfatizó.

El viento de componente norte soplará con intensidad hasta la medianoche de este martes, según la previsión de la Aemet. El viento jugará un papel determinante en la evolución del incendio forestal que se extiende por la cumbre de Gran Canaria.

«Si no hubiese una prealerta por vientos seríamos más optimistas. Ese es el problema que tenemos, puede complicar la situación», explicó Torres, que señaló que el mayor riesgo está en la Degollada de Tejeda. Se esperaba que el viento fuera más intenso entre las 00.00 horas y la mañana de hoy lunes, para luego volver a soplar fuerte por la noche.

Se mantiene el desalojo de unos mil residentes en diferentes pagos y barrios de Artenara, Gáldar y Tejeda. El presidente del Gobierno de Canarias desmintió que hubiese heridos por las llamas. Ya anoche el intenso viento volvía a reactivar varios focos, sobre todo en la zona de Tejeda y de Peña Rajada donde el fuego avanzaba con rapidez impulsado por las intensas rachas de viento. El municipio volvía a ser el punto más crítico.

Tejeda alcanzó rachas de 60 kilómetros en la madrugada

En la estación meteorológica de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de Tejeda el viento alcanzó a las 03.00 horas de ayer rachas de 60 kilómetros por hora, en el que fue el pico de viento más intenso de toda la jornada. A lo largo de la tarde, y sobre todo durante las primeras horas de la noche, el viento comenzó a ganar fuerza triplicando en ocho horas pasando de apenas 20 kilómetros por hora a las 17.00 horas hasta los 60 registrados a las 03.00 horas de ayer.

Durante la madrugada el viento sopló por encima de los 40 kilómetros por hora. No fue hasta las 13.00 horas de ayer cuando la intensidad decayó hasta los 20 kilómetros por hora. Fue con ese aumento de la intensidad del viento cuando las pavesas comenzaron a saltarse la zona del incendio y a extender las llamas más allá de las 120 hectáreas que estaba afectadas a las 22.30 horas.

El mismo patrón se repitió en zonas de medianías de Gáldar y Artenara donde las llamas ayer seguían ayer consumiendo el territorio.

Lo positivo fue el aumento de la humedad relativa y la caída de las temperaturas durante la madrugada, aunque ambos cambios ni fueron suficiente para contener las llamas que pasaron de consumir 120 hectáreas a las 22.30 horas a más de 1.000.