El Cabildo decide enterrar en Juan Grande los restos de Tuta absoluta

30/06/2019

Aprueba medidas a corto y medio plazo para luchar contra la plaga agrícola. El acuerdo trae un manual de buenas prácticas en las parcelas. Interviene ante «la gravedad y trascendencia» del daño medioambiental.

El Cabildo ha acordado el enterramiento de los restos vegetales afectados por la plaga de Tuta absoluta en el vertedero de Juan Grande como medida urgente para evitar su dispersión y el incremento del número de individuos, respondiendo así a la demanda de los agricultores para poner coto a los daños que está causando en los cultivos de tomate y papa.

El acuerdo del Consejo de Gobierno Insular se basa en un informe del Servicio Técnico de la Granja Agrícola Experimental del Cabildo que pone de manifiesto la amenaza de daño medioambiental por los efectos de la plaga de Tuta absoluta, una polilla presente desde hace años pero que se ha extendido en el pasado invierno.

Aunque el operador responsable del control de los residuos vegetales afectados son los productos agrícolas, indica el informe del Servicio de Residuos, como son diversos operadores, no es posible una distribución eficaz en el tiempo y en el espacio, las medidas a adoptar comprenden actuaciones en servicios del Cabildo y ante «la gravedad y trascendencia del daño previsto, se propone que el Consejo de Gobierno» actúe directamente, recoge el acuerdo.

Entre las medidas a corto plazo para el control de la plaga figuran varias que constituyen un código de buenas prácticas en el tratamiento de los residuos vegetales. Por ejemplo, en los invernaderos se recomienda la colocación de doble puerta en la entrada y el cerramiento con malla de densidad mínima de 9x6 milímetros para evitar la entrada de polillas, principalmente hembras fecundadas.

La retirada y eliminación de la parcela de los restos vegetales del cultivo anterior, la solarización o biosolarización durante un mínimo de 5 semanas para eliminar huevos, larvas y pupas del suelo después de terminar un ciclo de cultivo y mantener el terreno sin plantar un tiempo mínimo para romper el ciclo de la plaga son otras medidas reparadoras a corto plazo acordadas por el Cabildo.

Depredador. La suelta de Nesidiocoris tenuis, una chinche, al inicio de los cultivos, cuando las plantas de tomate son pequeñas, ya que depreda los huevos de la plata, constituye otra de las armas recomendadas para el control de la Tuta absoluta.