El Cabildo dará una ayuda directa al campo

04/09/2019

El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, anuncia la medida a los afectados del incendio de su municipio, que dañó el 25% de su superficie. El Ayuntamiento reparte 12.000 kilos de alfalfa, otros 12.000 de millo y 150 gallinas entre los damnificados

A Felipe Mendoza, ganadero de los altos de Gáldar, el fuego de los dos grandes incendios de agosto le dejó sin forraje para sus 550 cabezas de ganado, entre cabras y ovejas. «Lo llevaba de trashumancia, me quedé sin los pastos para tres meses, se me quemó una huerta que tengo en Tejeda, otra en Coruña y otro trozo por aquí por Los Nogales». Ayer el Ayuntamiento de Gáldar quiso ayudarle a salir del bache. Le entregaron 80 pacas de alfalfa y 80 sacos de millo. Es lo que le tocó a Felipe. «Esta ayuda nos va bien, ahora, si siguen trayendo bastante, porque una vez sola no da para mucho tiempo». Por lo pronto, habrá más. Así se lo anunció a los afectados el propio alcalde, Teodoro Sosa, que quiso estar presente ayer por la tarde en el reparto de 12.000 kilos de alfalfa, 12.000 de millo y 150 gallinas entre los damnificados. «Si hacen falta más viajes, habrá más viajes». Y también les avanzó que el Cabildo habilitará una ayuda directa para los afectados del sector primario por el incendio. No al Ayuntamiento. Será para los damnificados. «La cantidad la anunciará el presidente, y existe el compromiso de intentar que se tramite más rápido a través de los propios ayuntamientos».

La distribución de ayer se hizo en función de las cabezas de ganado. «Es lo más justo». E insistió. «Si hace falta más, aquí estará el Ayuntamiento para ayudar». La mayor parte de lo que ayer se repartió lo compró el propio consistorio. Las 150 gallinas fueron donadas por Granja Fontanales, de Fulgencio González. Y de los 12.000 kilos de millo, 6.000 los donó Copecan. Toda esta ayuda se distribuyó entre una veintena de afectados de los altos de Gáldar. Uno de ellos, Antonio Hernández, cree que les dará para aguantar unos meses.

No se perdió ganado en este municipio norteño, pero sí casi todo el pasto con el que se alimentaba, precisó ayer el concejal de Desarrollo Local, Agustín Martín. Informó de que el Ayuntamiento ya tiene abiertas las oficinas para la tramitación de las declaraciones de siniestro y dijo que aún sigue llegando gente a pedir papeles. «El daño ha sido enorme; hasta la semana pasada habían venido más de 100 personas». Quedó dañado el 25% de la superficie del municipio, 1.500 de sus 6.000 hectáreas. Aparte del pasto, Martín apunta que se perdieron metros y metros de tuberías de riego, pero también de abasto y de alcantarillado, sobre todo en zonas como Fagagesto y Barranco Hondo. «Ya se está reponiendo infraestructura».

Sin embargo, el alcalde y su ayuntamiento instaron ayer a pasar página y anunciaron el inicio de una campaña (ya tiene hasta cartel) donde se anima a subir a los altos de Gáldar y a consumir en sus negocios.

El Cabildo dará una ayuda directa al campo
Prevención en Tunte

Tunte y Cercado de Espino, serán las zonas rurales del municipio de San Bartolomé de Tirajana, donde se impartirán las primeras charlas orientativas sobre prevención de incendios forestales, para abordar las causas que los originan, cómo evitarlos y adquirir buenas prácticas, según informó Inés Rodríguez, concejal de Seguridad del Consistorio sureño. Están destinadas a voluntarios de Protección Civil y a adolescentes de centros educativos, y serán dadas por Ramón Martín Peinado, suboficial mayor de la Guardia Civil, actualmente en situación de reserva, afirmó Inés Rodríguez,

Reunión con los afectados

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, se reunirá en la mañana de hoy, en la Casa Palacio, con las alcaldesas y alcaldes de los municipios afectados por los incendios de agosto para poner en común las líneas de trabajo a seguir para la recuperación de las zonas afectadas con especial atención a las familias que han sufrido daños. Esta será la segunda reunión que los responsables de la corporación insular mantienen con los mandatarios municipales. Algunos ayuntamientos ya han abierto oficinas de información y atención a los afectados.