La superficie quemada en 2018 en Gran Canaria es de 6,24 hectáreas

Diez fuegos en lo que va de año

09/08/2018

La superficie quemada en 2018 en Gran Canaria es de 6,24 hectáreas. El hecho de que el invierno haya sido más largo y no se hayan producido apenas olas de calor, ha sido decisivo para que se declarasen menos conatos, aunque el Cabildo insiste en la importancia de la prevención y el respeto de la normativa

A pesar de toda la labor de prevención que se ha llevado a cabo durante el último año y el invierno prolongado que hemos disfrutado, desde el 1 de enero hasta hoy ya se han declarado 10 fuegos en la isla aunque ninguno de ellos de importancia. De los mismos y según datos oficiales del Cabildo Insular de Gran Canaria, nueve fueron considerados conatos y solo uno tuvo la calificación de incendio, precisamente, el último que se extinguió en la zona de Cazadores (Telde) el pasado día 2.

En total, en estos diez fuegos se han carbonizado 6,24 hectáreas de terreno, de las cuales, 1,14 correspondieron a monte no arbolado y 5,10 a vegetación herbácea, fuegos todos que fueron extinguidos tanto por los servicios de Medio Ambiente de la corporación, como del resto de equipos de emergencias de los municipios afectados.

Hay más pasto, pero el principal problema a la hora de abordar un incendio es el matorral

Y es que, a pesar de la enorme labor de prevención que se ha llevado a cabo por parte del servicio de Medio Ambiente, el riesgo de incendio forestal es máximo con la llegada de las altas temperaturas como las sufridas el pasado fin de semana, donde se llegaron a alcanzar los 37,2 grados en Agüimes. «No se dieron condiciones extremas, aunque había viento en costa, medianías y cumbre, pero hemos pasado por situaciones mucho peores, con humedad ambiental bajísima, altas temperaturas y mucho viento», relató Carlos Velázquez, coordinador del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo grancanario. «Está claro que en cualquier momento puede aparecer un incendio, así que siempre tenemos que estar muy atentos como hemos hecho esta última semana en la que han subido las temperaturas, pero ha pasado aunque no bajaremos la guardia hasta que acabe el periodo de máximo riesgo», sostuvo el responsable del área.

Velázquez contó que este año se han producido, hasta la fecha, menos olas de calor porque el invierno se ha prolongado bastante y el alisio está siendo constante: «Este buen invierno que pasamos nos ha dejado una zona rural más cargada de pasto porque ha caído mucha agua, pero ese no es el problema», apuntó. «El pasto arde rápido pero no se trata de un fuego peligroso, lo malo es el matorral, que cuesta mucho más apagarlo que los propios bosques de pinos, por poner un ejemplo», adelantó.

Carlos Velázquez tiene claro que, «debido a la influencia del cambio climático, el abandono del campo y la expansión de las urbanizaciones en entornos sin gestión preventiva, se generan las condiciones perfectas para que los incendios cobren una peligrosidad desconocida hasta hace poco», como, por ejemplo, el último gran incendio que quemó gran parte de la cumbre de la isla el 20 de septiembre del pasado año. Por ello, más que invertir en medios para extinguirlos, sigue apostando por la prevención: «El origen de los grandes incendios forestales está vinculado al declive del sector primario. La ausencia de agricultura, ganadería y silvicultura, nos ha creado un paisaje más naturalizado, pero altamente inflamable», por lo que incide en la importancia de la implantación del Fondo Verde Forestal –con un presupuesto de 4,4 millones–, que incrementará la superficie de bosque en la isla y sostendrá una política de prevención multiplicando la superficie tratada, en alianza con los agricultores, pastores y silvicultores.

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados