De Maspalomas a la Luna: «Pensábamos que no iba a aterrizar»

20/07/2019

Diez de los 74 hombres que contribuyeron a la llegada del ser humano a la Luna desde el centro espacial del sur grancanario recibieron ayer un homenaje. La estación canaria fue determinante para que la misión Apolo 11 concluyera con éxito. Hoy se cumplen 50 años del histórico aterrizaje en el satélite

Lo más emocionante pasó en la noche del 20 al 21 de julio cuando la humanidad llegó a la Luna. Además fue trágico, pensábamos que no iban a conseguir aterrizar. Armstrong tuvo muchas dificultades porque la nave casi se posa en un sitio que no era el adecuado, y él mismo tuvo que dirigir el joistick de la nave para anidarlo en una posición más favorable y salvar la misión». Así cuenta Valeriano Claros-Guerra uno de los momentos históricos para la humanidad, la llegada del ser humano a la Luna, gesta que hoy cumple 50 años. Prado, ingeniero de comunicaciones, es uno de los 74 colaboradores del centro de la NASA en Maspalomas que contribuyeron entonces a la hazaña y que ayer fueron homenajeados por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, el Cabildo de Gran Canaria y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en un acto en el centro sociocultural de mayores de San Fernando. Diez de ellos estuvieron presentes. Además de Claros-Guerra, recibieron una placa Andrés Rodríguez, Francisco Almeida, Rafael Santana, Benjamín González, Manuel Rivero, Manuel Pestana, Anastasio Ramírez, José Sarmiento y Carmelo del Pino.

La ceremonia se situó en el contexto de los años 60 del siglo pasado, momento en el que se necesitaban estaciones de comunicación repartidas por el mundo para que garantizar el contacto entre los tripulantes del Apolo 11 y la agencia espacial estadounidense. Se eligió situar una de ellas en el sur de Gran Canaria debido a su buena localización y cobertura para las transmisiones que debían llegar a Estados Unidos, a más de 6.000 kilómetros de distancia del archipiélago, como explicó Rafael Sagahún, coronel y director del INTA.

La consejera de Turismo del Cabildo, Inés Jiménez agradeció a los que fueran los trabajadores del Centro Espacial de Canarias por su gran labor y porque hicieron posible que la isla formara parte de este hecho tan importante. Jiménez añadió que fueron de los pocos lugares del mundo donde se dio soporte a la misión norteamericana de la carrera espacial, «lo que significó un avance tecnológico y evolutivo para nuestra especie».

La NASA trabaja actualmente en un proyecto para llegar a encontrar vida más allá de las fronteras de nuestro planeta. En él participa Mar Vaquero, ingeniera de vuelo en el Laboratorio a Propulsión a Reacción de la NASA, en Pasadena (California), que acudió al acto de ayer con una invitación especial, pues nació en Maspalomas. Contó que las raíces para llegar a lo que es hoy crecieron gracias a esos momento en los que pasaba con el coche de sus padres por delante de las grandes antenas del centro espacial gritando «¡mira mamá, la NASA!». «No tuve el honor de vivir ese momento histórico, pero espero que mi generación pueda dar el siguiente gran paso para la humanidad», añadió.

El reconocimiento a la contribución del centro de Maspalomas a la misión Apolo 11 no acaba en el acto de ayer. Entre otras actividades, se inaugurará en octubre una exposición con más de 300 fotos cedidas por el INTA y más material inédito. En el homenaje de ayer se proyectó un vídeo con el adelanto de lo que se podrá ver en la muestra fotográfica que acogerá el Faro de Maspalomas.

  • 1

    ¿Le parece suficiente el millón de euros aprobado por el Consejo de Ministros para ayudar a las zonas afectadas por los incendios del verano en Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados