Sector primario y turismo activo y de naturaleza se dan la mano

Valsequillo apuesta por un futuro sostenible

05/04/2018

El consistorio proyecta acciones para recuperar cultivos y ganar paisajes.

Valsequillo apuesta por la sostenibilidad, de ahí que dos de sus motores económicos tengan que ver con el sector primario y con el turismo de naturaleza. No en vano, se ha convertido en los último años en referente para los visitantes que buscan el disfrute activo del medio ambiente. El municipio lidera una oferta asociada al ecoturismo y a las actividades deportivas que van en sintonía con su defensa del desarrollo sostenible de la localidad. En esta línea se enmarca la Feria de Turismo Activo, que este año ha celebrado su tercera edición congregando a 2.000 participantes. Este evento, referente a nivel regional, es un ejemplo de un trabajo global con proyección internacional pero partiendo de lo local.

Este encuentro anual, junto a otras actuaciones como la Casa del Senderista, contribuye a diversificar y dinamizar la economía local. Supone un nicho empresarial que ha impulsado el crecimiento de establecimientos dedicados al alojamiento. En 2016, según los datos publicados por Turidata, Valsequillo contaba con 37 establecimientos extrahoteleros con una capacidad alojativa de más de 200 plazas, aunque este registro ha crecido en 2017.

Esta hoja de ruta que apuesta por un sector turístico no olvida la idiosincrasia de este municipio de medianías, donde el sector primario tiene un gran peso, con productos clave como la fresa, la miel y el almendro. Son dos sectores económicos que en Valsequillo se dan la mano a través de proyectos como el que se está realizando para recuperar terrenos en desuso, cuyo objetivo es recuperar paisajes. Así, en los próximos cuatro años serán plantados 7.467 árboles frutales en 22 hectáreas abandonadas al borde y a la vista de las carreteras. Es un proyecto novedoso, pionero en Canarias, para crear y recuperar el paisaje, aumentando, a su vez, la superficie agrícola de Valsequillo, un planteamiento cuyo objetivo es fomentar y mantener la biodiversidad agraria, con la conservación y recuperación de cultivos tradicionales. Esta recuperación permitirá minimizar el impacto ambiental generado por la pérdida de la actividad agraria tradicional e incluso ayudará a prevenir incendios forestales. Esta iniciativa tiene una importante vertiente turística pues gracias a esta se podrán realizar a lo largo del año recorridos para disfrutar de la variedad cromática que se producirá en los campos valsequilleros con los cambios de estaciones y que permitirá a los visitantes pasear por estas explotaciones y conocer el proceso de polinización, el diseño de los cultivos y las variedades de frutos y hasta tener la posibilidad de degustarlos.