Registro policial en el Ayuntamiento de Valsequillo

09/05/2019

La Guardia Civil investiga el uso de vales de combustible municipales para coches privados. La denuncia la pusieron dos policías locales.

Un grupo de seis agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se pasó este miércoles casi toda la mañana en el Ayuntamiento de Valsequillo recabando información en el marco de una investigación que está bajo secreto de sumario y que tiene que ver, por lo que informan fuentes del caso, con un supuesto uso particular de medios públicos. En concreto, tratan de acreditar el repostaje de coches particulares con vales de combustible pagados por el consistorio. Los guardias civiles, de paisano, se marcharon casi a la hora en que el consistorio cerró las oficinas (15.00).

La denuncia data de hace meses y partió de dos policías locales de Valsequillo. Ante el temor de que no prosperara en un juzgado de Telde, acudieron a la Fiscalía Provincial de Las Palmas. Dieron parte de este supuesto delito, pero también alertaron de otras presuntas irregularidades relacionadas con la adjudicación de contratos de obra menores en los que no se había seguido la tramitación que exige la ley. El fiscal que asumió el expediente, Javier Ródenas, al apreciar indicios de delito, abrió diligencias y decidió presentar denuncia ante la autoridad judicial competente, que al tratarse de un asunto vinculado al Ayuntamiento de Valsequillo, corresponde al partido judicial de Telde, del que partió la instrucción a la Guardia Civil para la investigación que ayer trascendió.

Según informan las mismas fuentes, no se trató de una orden de entrada y registro, sino de una diligencia operativa para recabar documentación y clonar ordenadores. Por lo que cuentan fuentes municipales, escanearon papeles y se llevaron discos duros con datos relacionados con la contabilidad municipal. Y entre lo que se llevaron hubo también documentación de hace tiempo. En principio, el dispositivo de ayer se montó en concreto para investigar ese presunto uso particular de medios públicos, pero puede que sea el hilo del que luego los agentes y el juzgado podrán tirar para confirmar o no los otros supuestos delictivos de los que alertaron los dos agentes de la Policía Local.

El alcalde, Francisco Atta, aseguraba ayer por la tarde desconocer el motivo de la investigación y solo acertó a decir que estaba «muy sorprendido» por el momento en que se desencadenan estos hechos, pero, al mismo tiempo, confesaba también que se encontraba «muy tranquilo».