El Monte de Piedad casi duplica su actividad

21/05/2020

La entidad, con sede en la capital grancanaria, atiende desde su reapertura al público de manera presencial a un centenar de clientes al día, entre 30 y 40 más que antes del estado de alarma. El precio del oro se ha revalorizado

ETIQUETAS:

Sobre los montes de piedad cae el sambenito de que son una actividad anticíclica, de manera que su actividad crece cuanto mayor es la crisis económica. Habrá que ver si en la situación actual se reproduce con exactitud ese modelo, pero lo cierto es que el Monte de Piedad de La Caja de Canarias, con sede en la calle Ansite de la capital grancanaria, ha notado desde la reapertura de su servicio presencial al público uno notable aumento en la afluencia de clientes. «Antes hacíamos entre 60 y 70 operaciones al día, y ahora nos movemos en la cifra de 130 diarias», señala Irene Suárez, directora del Monte de Piedad.

¿Pero qué es el Monte de Piedad? Con más de un siglo de historia en España y nada menos que 600 años desde la creación del primero -en Italia-, en la actualidad en nuestro país son entidades que tienen tiene como función principal la concesión de préstamos con garantía prendaria, accesibles a todas las capas de la población. Como explica el Monte de Piedad de La Caja de CAnadrias en su web, los préstamos prendarios «son una muy buena y fácil alternativa de financiación para muchas personas ante la dificultad o la imposibilidad de conseguir un crédito por los diferentes canales tradicionales». En cuanto al acceso a la financiación, «se hace de manera inmediata, a un coste competitivo y sin necesidad de amortización hasta el vencimiento, lo que convierte este tipo de préstamos en una excelente alternativa para hacer frente a necesidades puntuales de liquidez de cualquier persona».

Desde el día 11, en que se procedió a la reapertura de las instalaciones, el Monte de Piedad está atendiendo a muchos clientes que tenían operaciones pendientes y que se vieron afectadas por la paralización de los vecimientos por el estado de alarma. A través de cita previa, para evitar aglomeraciones, el personal de la entidad atiende ahora al rededor de cien clientes diarios. Durante el cierre de la oficina, se habilitó, mediante teletrabajo, la atención telemática.

«Principalmente vienen a renovaciones de operaciones», agrega Irene Suárez, «al tener préstamos que vecieron en marzo o en abril. A diferencia de la anterior crisis -la que arrancó en 2008- no hay de momento un gran interés por vender joyas, a pesar de que el precio del oro ha subido, sino que una parte de los clientes está optando por recuperar sus joyas, cancelando las operaciones suscritas, con el fin de guardarlas y quizás más adelante tomar la decisión de empeñarlas si lo necesitan». Respecto a esa revalorización del oro, en el Monte de Piedad el valor se ha fijado en 20 euros el gramo.

6.500 clientes con préstamos activos y un saldo de unos siete millones de euros

En números redondos, el Monte de Piedad de La Caja de Canarias cuenta con unos 6.500 clientes con préstamos activos, con unas 12.000 operaciones y un saldo global situado en torno a los siete millones de euros. El 96% de los clientes suele recuperar las joyas depositadas en prenda. Con el estado de alarma se han suspendido las subastas. Los beneficios obtenidos por la actividad del Monte de Piedad se destinan en gran parte a la acción de la Obra Social de la Fundación La Caja de Canarias. El Monte de Piedad se encuentra situado en la Avenida de Ansite, nº 7, frente al cementerio del Puerto (La Minilla). Su teléfono es 928 38 13 40 y su correo eletrónico es monte.piedad@fundacionlacajadecanarias.es.