Hoteleros en guerra contra el campo de tiro

23/01/2019

La patronal Excelfuert, que acoge al sector turístico del sur, se alinea con una iniciativa de los nacionalistas en el Parlamento de Canarias

El presidente de la asociación de empresarios del turismo Excelfuert, Luis Cardona, comparte el planteamiento de una Proposición No de Ley presentada por diputados nacionalistas en el Parlamento de Canarias en la que se rechazan «las grandes maniobras militares» en Fuerteventura. La iniciativa también plantea la necesidad de «estudiar», junto al Gobierno de España, «el cierre definitivo del campo de tiro ubicado en el municipio de Pájara». Asimismo, desde la misma patronal turística del sur de la isla consideran que la «reactivación» de los ejercicios militares contrasta con la actitud de las instituciones insulares y de la sociedad majorera de «avanzar hacia la ordenación lógica y sostenible de las actividades sobre los espacios naturales y los entornos poblacionales».

En la proposición presentada en el Parlamento regional se expone que Fuerteventura cuenta con alrededor de 45 millones de metros cuadrados destinados a instalaciones y terrenos militares que regularmente son objeto de maniobras y ejercicios de diverso tipo. También se explica que las instalaciones militares de Fuerteventura se distribuyen en tres espacios: el señalado campo de tiro en Pájara; el campamento Valenzuela localizado en El Matorral (Puerto del Rosario), frente al aeropuerto; y el acuartelamiento de del Puerto del Rosario. Además, la proposición alude a las antenas militares de la montaña de La Muda.

Cardona opina que, actualmente, la presencia de grandes acuartelamientos e instalaciones militares en los cascos urbanos de los núcleos poblacionales de España «ha ido reduciéndose, cuando no eliminándose. No así en el caso de Fuerteventura, que ha derivado en una especie de bastión militar en una zona fronteriza, dada la cercanía con el continente africano». El presidente de Excelfuert recalca «todo lo manifestado» en el documento presentado y aprobado por los nacionalistas en el Parlamento sobre el campo de tiro. Añade que dichos ejercicios militares se manifiestan como «ejemplo de la forma de proceder con la isla, donde, al contrario que en otras regiones, la actividad ha ido en aumento durante estas décadas, hasta el punto de acoger no solo maniobras de tiro terrestre, sino también prácticas aéreas y hasta desembarcos navales».

Por último, Cardona insta a buscar «nuevos lugares» para la realización de las maniobras militares. «Sabemos de la necesidad de que el Ejército esté preparado ante cualquier incidencia que pueda surgir, pero también creemos que esa preparación se puede llevar a cabo en otras zonas geográficas donde los ejercicios no perjudiquen a la primera industria de la región», señala.