Los turoperadores tradicionales pierden cuota de mercado

El 45% de los turistas de la isla compra sus vacaciones por Internet

10/10/2017

El turismo está cambiando y lo hace de la mano de las nuevas tecnologías, entre ellas de Internet. Prueba de ello es que el 45% de los turistas que visita la isla reserva y compra sus vacaciones de forma directa a través de internet, sin necesidad de recurrir a agencias de viajes ni a turoperadores.

Puerto del Rosario

Aproximadamente el 45% de los turistas que llega a la isla en tráfico aéreo regular elaboran y compran sus paquetes vacacionales (vuelos, alojamiento y otros servicios) de forma directa a través de plataformas de internet y sin recurrir a intermediarios como agencias de viajes o turoperadores, según confirma el consejero de Turismo del Cabildo, Blas Acosta. El 55% restante sigue recurriendo a turoperadores.

En cualquier caso, Acosta recuerda que los turoperadores clásicos también ofrecen ya sus ofertas de servicios a través de internet. Por su parte, Antonio Hormiga, presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos de Fuerteventura (Asofuer), explica al respecto que para los empresarios hoteleros es mejor que los turistas reserven «de modo directo» a través de internet, ya que por el sistema clásico «hay una parte importante de beneficios que se la llevan los turoperadores»; sin embargo, «eso no quiere decir que la turoperación no siga siendo un pilar fundamental, salvo quizás para establecimientos con pocas camas», añadió.

Estos datos se pusieron de relieve este martes durante la presentación del 2º Congreso de Turismo y Tecnología Fuerteventura 4.0, que se desarrollará los días 20 y 21 de noviembre en el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura y cuyo programa estará cargado de conferencias orientadas al sector empresarial y turístico de la isla. Además de los nombrados, al acto asistieron el presidente del Cabildo, Marcial Morales, y la consejera insular de Nuevas Tecnologías, Ylenia Alonso. Según manifestó Morales, «la tecnología permitirá seguir siendo competitivos sin entrar en guerras de precios, ahora que destinos competidores directos del Mediterráneo se están recuperando».