Canarias busca más de 2.000 desaparecidos del franquismo

02/03/2018

La primera fosa del franquismo se abrió en Canarias en 1994, en La Palma. La última víctima ha sido también identificada en Canarias. Esta semana Pino Sosa recibía la noticia de que los restos de su padre estaban entre los hallados en el pozo de Tenoya, en Gran Canaria. En Canarias, se han recuperado 51 cuerpos y se han identificado 12. Quedan por recuperar más de 2.000 cuerpos.

Antes de que en el año 2000 se abriera la que ha pasado a la historia como la primera fosa que se exhumaba en España, la de Priaranza, en León, en La Palma los hijos del último alcalde de la República de Los Llanos de Aridane, Francisco Rodríguez Betancor, dieron con el lugar donde supuestamente estaba enterrado su padre. Fue en 1994. Ellos mismos extrajeron cinco cuerpos de aquella fosa.

En 2006 y 2007 se abrieron otras tres fosas cerca de aquella, que se conoce como la Fosa del alcalde, y se localizaron un total de ocho cuerpos, algunos pertenecientes al conocido como grupo de Los 13 de Fuencaliente. En La Palma también se buscó en 2009, sin éxito, en Puntallana. Años más tarde, en 2013, se abría en Gran Canaria el pozo del Llano de las Brujas. De él se recuperaron restos pertenecientes a 24 personas, de los que se han identificado a siete. Del pozo de Tenoya, que se abrió en se recuperaron en 14 cuerpos. Se han identificado a dos represaliados, ambos del barrio aruquense de Las Chorreras, de donde es Pino Sosa, presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Arucas. Uno de los hombres identificados es su padre, José Sosa Déniz, el otro es Domingo Gómez Rodríguez.

En Tenerife se han llevado han buscado restos en el Bucio de Maja, en el Teide, y en el cementerio de San Juan. En ninguno de los dos lugares se localizó a ninguno de los en torno a 1.500 desaparecidos en esta isla, según relató ayer la presidenta de la ARMH de Tenerife, Mercedes Pérez Schwartz.

En Gran Canaria, la ARMH estima que son unas 500 personas las represaliadas y en La Palma tiene contabilizadas 52. Atendiendo a estas cifras, quedarían por recuperar en torno a 2.000 cuerpos de fosas, simas y pozos en Gran Canaria, Tenerife y La Palma.

En estas tres islas están localizadas en torno a 75 posible fosas, de las que se han prospectado un total de nueve, cinco con éxito.

En la isla de La Gomera, según el Portal de Memoria Histórica del Gobierno de Canarias, hay 17 personas desaparecidas durante la Guerra Civil y los años del franquismo.

Pruebas de ADN

Pino Sosa sabe que los restos identificados como los de su padre lo son al 100%, pero hay otras familias en las que esa certeza no es tan clara. Es el caso de los familiares del represaliado alcalde de Los Llanos de Aridane y los otros cuatro cuerpos hallado en la misma fosa, aunque ellos no quiere saber. En la apertura de la Fosa del Alcalde, en Fuencaliente, no se utilizaron técnicas de intervención arqueológica ni se hicieron identificciones con pruebas de ADN. En el 2008, la ARMH de La Palma volvió a prospectar allí, esta vez con métodos arqueológico, y halló pequeños restos óseos y otros elementos que en 1994 se quedaron atrás. De esos huecesillos se extrajo ADN y se cotejó con las muestras que guarda el Servicio de Genética Forense de la ULPGC. Hubo un resultado claro: allí había restos de Segundo Rodríguez. Su ADN coincidía de manera «plena» con el de su hija Aralda, la presidenta asociación en la isla. Diez años después, Aralda Rodríguez sigue esperando a que los tribunales autoricen abrir los nichos en los que están las lápidas del alcalde y otras cuatro personas para someter sus restos a las pruebas de ADN, porque su padre es, con una seguridad del «99,9%», uno de ellos.