Gorona del Viento pide crecer

06/08/2018

La central hidroeólica de El Hierro ha alcanzado su capacidad de generación de energía limpia. Este año el 70% de la energía que se produce y consume en la isla es renovable, pero para llegar al objetivo del 100% hay que acometer mejoras en la infraestructura y una nueva planificación

La central hidroeólica de El Hierro ha alcanzado su máxima capacidad de generación de energía. Esta año está produciendo el 70% de la energía que consume la isla, y hasta ahí puede llegar. La infraestructura, tal y como está concebida, no es capaz de abastecer al 100% de la energía renovable a El Hierro.

Juan Pedro Sánchez, consejero delegado de Gorona del Viento, la empresa que ha promovido, desarrollado y que gestiona la central hidoeólica, reconoce abiertamente que «ha llegado el momento de tomar decisiones» porque «la realidad es que no se pude cubrir el 100% de la demanda eléctrica de la isla solo con energías renovables».

Y eso, dice Sánchez, a pesar de que durante el mes de julio el 95,9% de la energía eléctrica consumida en El Hierro ha sido de origen renovable, alcanzándose el máximo mensual de integración de renovables en España hasta el momento, según Red Eléctrica de España (REE). El mes pasado, explica Sánchez, se llegó a ese porcentaje por las condiciones favorables del viento y las mejoras operativas introducidas recientemente, pero la media ha sido del 67,3% en el periodo de enero a julio.

Para lograr el objetivo con el que nació Gorona del Viento, que El Hierro se abastezca al 100% de energías limpias, hay que «reinventar» el proyecto porque si no, admite Sánchez, «se queda estancado en ese 70%».

Reinvención. Esa reinvención del que muchos han llamado el Garoé del siglo XXI y que ha sido un modelo estudiado y admirado en todo el mundo desde antes de su inauguración, en junio de 2014, pasa por distintas soluciones, en las que ya está trabajando el Instituto Tecnológico de Canarias (Tecnológico), el socio tecnológico de Gorona del Viento, en colaboración con REE y Endesa (propietaria de la empresa junto con el Cabildo de El Hierro -el socio mayoritario-, el ITC y el Gobierno de Canarias).

Una de las opciones en las que se está pensando es redimensionar la infraestructura, básicamente con el aumento de la capacidad del depósito inferior, «que se quedó pequeño», dice Juan Pedro Sánchez, que desvela que «cuando se hizo la obra el suelo no daba la suficiente resistividad [propiedad para conducir electricidad]». La idea inicial, explica, era que tuviera la misma capacidad que el depósito superior, «pero apareció ese problema» y se tuvo que hacer más pequeño.

Este reconocimiento da implícitamente la razón a quienes desde el principio advertían de que con las dimensiones de la infraestructura era harto difícil alcanza ese 100% de generación. Tenían razón «en parte», admite Sánchez, pero advierte de que se trata de una central única en el mundo y no había, por tanto, una experiencia anterior en la operación es clave en una central única en el mundo.

Otra de las soluciones, explica el consejero delegado de Gorona del Viento, es la incorporación de energía solar al proyecto (hoy incluye energía eólica e hidraúlica). Y, por último, se está estudiando la posibilidad de convertir los coches eléctricos que circulan por la isla en elementos de almacenamiento de energía.

Juan Pedro Sánchez, que es vicepresidente y consejero de Medio Rural y Marino del Cabildo El Hierro, aspira a dejar cerrada la planificación de la nueva central hidroeólica antes de que acabe el mandato, en mayo de 2019.