Ana García Obregón y Anne Igartiburu, en una foto promocional.

Ana Obregón da positivo y se pierde las campanadas

El coronavirus impide que la presentadora despida el año junto a Anne Igartiburu, que hará pareja con Jacob Petrus en Nochevieja

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

Hace un año, Ana García Obregón, sumida aún en el luto por la muerte de su hijo Álex a causa de un cáncer siete meses atrás, sacó fuerzas de flaqueza para despedir 2020 con los telespectadores de La 1 e insuflar algo de esperanza para un 2021 que se preveía incierto. Esta vez, sin embargo, no podrá ser. La presentadora, que iba a volver a hacer pareja con Anne Igartiburu en la Puerta del Sol, dio ayer positivo en coronavirus y no podrá participar en la retransmisión.

Así lo ha confirmado RTVE, que ya ha anunciado quien cubrirá tan inesperada baja. Será Jacob Petrus, el presentador de 'Aquí la Tierra', pluriempleado en estas fiestas, pues el pasado 28 de diciembre estuvo presentando junto a Juanma Iturriaga y la propia Anne Igartiburu la gala 'Inocente, inocente' y volverá a asomarse a la pantalla durante la tarde anterior a Reyes para conducir la cabalgata en La 1 de Televisión Española. Para Jacob Petrus será la primera vez al frente de las campanadas.

No así para Anne Igartiburu (Elorrio, 1969). Con la de este año, la presentadora vasca se habrá tomado ya en diecisiete ocasiones las uvas con los espectadores de La 1. Dice Igartiburu que saludar el Año Nuevo siempre «tiene algo especial». Quizá por eso nunca se ha planteado rechazar la propuesta, a pesar de que a veces una tenga ganas de celebrarlo con los suyos y ajena al frío que se suele vivir en los balcones de la Puerta del Sol. «Hombre, a ver, yo creo que en ningún momento he pensado eso porque cuando suena el teléfono y te dicen contamos contigo es como ¡guau, qué bien, otro año! Lo otro, tarde o temprano, ya llegará, en algún año llamarán a otro y ya está. Pero mientras pueda... Es que es muy bonito, cuando estás todo el año en una cadena, que esa cadena confíe en ti. Y más cuando yo empezaba en esto, que era el evento con mayúsculas», asegura.

¿Significa eso que las campanadas tienen ahora menos relevancia? «Es que hay más plataformas y más formas de ver las campanadas. Ahora hay mucha más gente y es bonito también repartir un poco y que la audiencia tenga más diversidad. El evento sigue siendo el evento, pero hay otras cosas bonitas», asegura la presentadora de 'Corazón', que recuerda que le ha tocado retransmitir cosas tan «chulas» como la Copa América, el festival de Eurovisión o el nacimiento de la futura Reina de España.

Con ese bagaje detrás, resulta difícil que a Igartiburu le venzan los nervios. «Hago directos todos los días y ya se de dónde vengo y a dónde voy. Intento disfrutarlo y estar concentrada. Si te permites ponerte nervioso, las consecuencias pueden ser muy malas», afirma la presentadora.

Jacob Petrus y Anne Igartiburu. / Raúl Tejedor

Lo cierto es que el año pasado la retransmisión, con todas las miradas puestas en Ana Obregón y tras el duro año pandémico, fue tan emocionante como difícil. «Creo que se entendió perfectamente que había un cuidarnos, un cuidarla yo a ella y ella, por su parte, decir: «Aquí estoy, pase lo que pase. Me gusta esto». Es una gran profesional. Al final lo importante es que el espectador acabe y empiece el año como tiene que ser», apunta. Se percibió, además, una gran sintonía entre dos personalidades muy distintas. «Yo soy como más tranquilita, más para dentro, más cauta, y Ana es un torbellino, es arrolladora en todos los sentidos y por eso me gusta estar a su lado. Creo que por eso hacemos tan buena pareja», asegura quien esta vez no podrá compartir un momento tan especial con la madrileña.

La estrella de Raffaella Carrà

Consciente de la importancia de la cita, Igartiburu avanza algunos de los temas que tocará en la retransmisión: «Suelo intentar hablar de que apliquemos lo que hemos aprendido este año y de los buenos deseos». Pero además quiere tener un recuerdo muy especial hacia una de sus referentes en el mundo televisivo. «Este año recupero una estrella que perteneció a Raffaella Carrà, que ya la llevé un año. Como nos ha dejado, quiero homenajearla». No será el único estandarte que la presentadora saque a relucir durante las campanadas. «Llevaré un símbolo en representación del colectivo LGTBI para recordar que cada uno tiene que poder amar a quien quiera amar y un lacito morado en contra de la violencia de género», señala. Además, harán un llamamiento para ayudar a los habitantes de La Palma.

-¿Cómo va a ser su vestido?

-Sorpresa, ohhh, rojo, sorpresa, ohhh Caprile (ríe). Llevo una capa porque a Caprile le gusta mucho hacerme capas. A mí también y además se pasa un frío de aupa. Tambien hemos hecho un guiño a la reutilización de las prendas y al consumo sostenible, y por eso hemos utilizado retales.

Ahora que Ramón García se pasa a las nuevas tecnologías y va a dar las campanadas con Ibai en Twitch, cabe preguntarle si se ve en un futuro despidiendo el año junto a quien ha sido su compañero durante tantos años y junto a Ana Obregón. «Guau, sería estupendo, sí. Pero no lo imagino porque Ramón las va a dar con Ibai y me parece genial porque Ibai me encanta. Y muy bien por Ramón y por que haga cosas así, claro que sí», responde. ¿Su deseo para 2022? «Salud y trabajo para los más jóvenes, que el amor lo vamos a poner todos».