Entrevista a Roberto Leal

«Ni se me pasó por la cabeza decir que no»

13/05/2020

Debuta en ‘Pasapalabra’, que regresa a Antena 3. «Dejar mi acento, sería como si me arrancaran un brazo», dice el sevillano

Vuelven dos viejos conocidos a Antena 3. ‘Pasapalabra’ regresa esta noche a las 22.45 horas a la cadena que lo vio nacer en España, allá por el año 2000. Y lo hace de la mano de Roberto Leal (Alcalá de Guadaíra, Sevilla, 40 años), quien se marchó hace 6 años con rumbo a TVE. Tras la entrega de hoy, el lugar del concurso en la parrilla volverá a ser el habitual, el de las tardes (a partir de las 20.00 horas) de lunes a viernes, en las que se instalará este lunes 18 de mayo con un bote inicial de 100.000 euros.

-¿Qué pensó cuando vio su nombre como posible candidato a presentar el programa?

-No voy a mentir, siempre te gusta verte en un listado para un formato tan potente. Mi nombre era uno de los muchos que salieron. No sé si la palabra ‘halagado’ es muy antigua, pero sí que pensaba que era muy guay que pensaran en mí para un programa como ‘Pasapalabra’. Y cuando vi que era verdad fue cuando me lo empecé a creer.

-El tema del acento ha causado mucho revuelo. ¿Lo considera algo ofensivo?

-Para mí nunca ha sido un hándicap, aunque cuando trabajaba en informativos la tendencia era intentar quitarlo. Pero ya aprendí hace mucho tiempo que este es mi acento y mi manera de entender la vida y el trabajo. Forma parte de ti. Sería como si me arrancaran un brazo. Y no me ofende, porque ya tenemos callo hecho con esto, y sé que son debates que van y vienen, porque durante mis 20 años de carrera ha pasado, y seguirá pasando. Y orgulloso estoy, porque se ponen sobre la mesa todas las cartas. Una cosa es tener acento, y otra, que no se te entienda. Pero son independientes la una de la otra. Sería un problema tratar de pensar cómo pronunciar cada palabra cuando ya tienes 40 años (risas).

-¿Cómo fue la decisión de seguir presentando la edición actual de ‘Operación Triunfo’?

-Es algo natural. A todos nos hubiese gustado acabar la etapa de ‘Operación Triunfo’ y arrancar con esta nueva, si todo hubiese sido normal, sin la pandemia de por medio. Eso hubiese sido lo lógico, pero como no pudo ser, tanto en TVE como aquí han entendido que era una manera de cerrar bien la edición. Ha sido tan fácil como ponernos de acuerdo y normalizar una situación rara para todos como ha sido este estado de alarma.

-¿Le ha sido difícil o duro despedirse de TVE?

-Todas las despedidas conllevan una parte emocional, y cuanto más potente es, más dice de los bonitos años que has pasado. Yo estoy muy agradecido a TVE por la gran oportunidad que me han dado durante estos años, y lo estoy también a Atresmedia por esta vuelta a una casa de la que me fui hace 6 años y a la que regreso con un proyecto de cadena tan importante. Decir adiós no es cómodo, pero hay que tomar decisiones. Lo ha entendido todo el mundo. Era algo que podía pasar, y cuando ha pasado nadie ha dicho ‘¡qué locura!’, sino ‘¡qué suerte tienes!’ y ‘yo hubiese hecho lo mismo que tú’.

-¿Por qué lo vio como un paso adelante en su carrera?

-Este oficio va por ciclos, y que te den una oportunidad así, con una apuesta a largo plazo de un grupo como Atresmedia, es un paso adelante. Estaba muy bien en TVE, muy feliz, y no me había llegado ninguna oferta, pero a la que me ha llegado era imposible decirle que no. Es un grupo al que conozco, al que le tengo mucho respeto, y al que también considero mi casa, porque he trabajado en él muchos años, no solamente en ‘Espejo Público’. De hecho, mi primera etapa en Madrid fue aquí, trabajando con María Teresa Campos. No me lo pensé. Es un gran paso adelante.

-Decía Christian Gálvez que no se atrevía a ‘elegir’ su sustituto, pero que le gustaría que fuese ‘alguien que respete a la audiencia, al entretenimiento y el amor por las palabras’. ¿Cree que da el perfil?

-Lo leí, lo leí. Yo, ¿respeto por las palabras? Todo el del mundo. Al final, mi oficio es la comunicación y el respeto por las palabras y por las letras. Y luego, al público de ‘Pasapalabra’, respeto máximo también, pero igual que al de cualquier proyecto al que te enfrentes y que ya tiene una audiencia fiel. Me pasó en su día con ‘OT’ y me pasa ahora. Creo que lo que funciona se ha de tocar poco. Evolucionará como tenga que evolucionar, pero esa gente que todas las tardes a las ocho se asome, tiene que encontrar el ‘Pasapalabra’ que ellos quieren. Por eso, se está siendo muy escrupuloso, y me lo tomo muy en serio, más allá de un reto o un salto profesional. Es un trabajo de cercanía y de empatía con lo que se ha hecho muy bien en estos 20 años, desde que llegó a Antena 3.

-También va a presentar ‘El desafío’, pero ¿le ha dado tiempo a pensar en un próximo formato soñado?

-Yo nunca me había planteado presentar ‘Pasapalabra’. Entiendo que cualquier presentador que se dedique al entretenimiento diría que sí, pero, ahora mismo, de verdad que no me planteo qué otro programa me gustaría presentar. Sería egoísta por mi parte, y un poco forzado y loco casi, porque tengo mucho trabajo por delante. Lo que venga... bienvenido será. Hay veces en las que te puedes equivocar al tomar decisiones en esta carrera. Lo más difícil es decir que no, y en este caso, ni se me pasó por la cabeza.