Paz Padilla.

Mediaset despide a Paz Padilla

La bronca que la presentadora tuvo con Belén Esteban en 'Sálvame' y su abandono del plató han llevado a la rescisión del contrato

IKER CORTÉS Madrid J. MORENO

Mediaset ha despedido a Paz Padilla. El grupo de comunicación liderado por Paolo Vasile acusa duramente a la humorista de incumplir «su obligación como presentadora» al abandonar el plató de 'Sálvame' tras una dura bronca con Belén Esteban a propósito de las vacunas contra el coronavirus, que tuvo lugar el pasado 20 de enero. Fuentes consultadas por este periódico aseguran que «Mediaset España decidió resolver el contrato vigente con Paz Padilla» al dejar en directo el magacine rosa «una hora y media antes de su finalización» y renunciar así sus funciones como moderadora del formato.

La discusión en cuestión está relacionada con el directo en Instagram que la presentadora protagonizó, pocos días antes de Nochevieja, junto a María del Monte y Anne Igartiburu que, como ella en Telecinco, iban a presentar las campanadas en Canal Sur y La 1, respectivamente. Acababa de saberse que Ana Obregón finalmente no iba poder despedir el año con Igartiburu porque había dado positivo en covid y Padilla reconoció que ella acababa de pasar la enfermedad. Fue entonces cuando comenzó su discurso surrealista sobre las vacunas y las variantes del coronavirus que dejó ojipláticas a las otras dos presentadoras.

«Las vacunas no sirven para nada, es una proteína que te mete la spider [sic], por donde entra el virus pero la vacuna es la del bicho de luján [sic], y ahora tenemos el bicho que ha mutado y tenemos la oritrón [sic], y el bicho no entra por la puerta sino por la ventana y te meten la spider que es la de la puerta pero no sirve para la ventana, y por muchas vacunas que te pongan, dos o tres, te infectas». Del Monte e Igartiburu trataron de frenar tal despropósito, sin conseguirlo.

Aquel vídeo se hizo viral y estaba claro que 'Sálvame' no iba a perder la oportunidad de sacar rédito de la polémica. Fue el 20 de enero cuando el espacio de cotilleo enfrentó a la presentadora gaditana con Belén Esteban, en un set del plató apartado del resto de compañeros. «Estábamos hablando de Ana Obregón y de que no pudo dar las Campanadas. Yo explicaba que no entendía que estando vacunada te infectaras. Decía que aunque tuvieras las vacunas no servía en el sentido de que te infectabas del virus nuevo», trató de defenderse la también actriz, que dijo no ser ni negacionista ni antivacunas. «Evidentemente las vacunas salvan vidas, están los números y no puedo negarlo», afirmó quien aseguro que había tratado de ponerse en contacto con la Esteban para explicarse pero que ella no se le había puesto al teléfono.

Tras escuchar sus palabras, Belén se mostró tajante. «No me creo lo que está diciendo y como no quiero tener una guerra, prefiero sentarme y hacer mi trabajo. Has metido la pata hasta el fondo y no sabes cómo cambiar», le dijo. «Yo creo que Paz no cree en la vacuna», zanjó. Paz, afectada, terminó abandonando abruptamente el plató, mientras Kiko Hernández tomaba las riendas del espacio. Otros compañeros, como Kiko Matamoros, llegaron incluso a mofarse por sus palabras sobre el virus. Desde aquel momento, no ha vuelto a participar en ningún formato de Mediaset pese a que su contrato de larga duración seguía vigente y fue renovado por última vez en julio de 2021.

Roces en 'Sálvame'

La presentadora, que recibió la noticia del despido mientras disfrutaba de los carnavales en Cádiz, dio un giro a su carrera profesional al incorporarse a 'Sálvame' en 2009 como sustituta de Jorge Javier Vázquez e iniciar una relación laboral con Telecinco y Cuatro que se ha extendido durante trece años. En los últimos meses, su presencia en el magacine vespertino se había ido reduciendo al mismo tiempo que aumentaba el protagonismo hacia otras presentadoras del espacio.

En los últimos tiempos, los comentarios de Padilla sobre la violencia de género y el maltrato de Rocío Flores hacia su madre Rocío Carrasco – «El amor todo lo puede», llegó a decir la presentadora, que animaba a una reconciliación entre ambas—causaron estupor entre en los miembros del equipo de 'Sálvame'. Días más tarde, tuvo que matizar estas palabras. Además, la gaditana se mostró partidaria de las pseudociencias como la biodescodoficación y recibió críticas de otros presentadores de Mediaset, como Risto Mejide.

Pese a las polémicas, el grupo continuó confiando en Padilla con nuevos proyectos que, eso sí, no obtuvieron el respaldo de la audiencia. El último fue la presentación, junto a Carlos Sobera, de la retransmisión de las Campanadas desde Vejer de la Frontera (Cádiz), que marcó un 7,7% de 'share' y 1,4 millones de espectadores, muy lejos de las cifras que anotaron Antena 3 y TVE. También condujo el año pasado el concurso 'A simple vista' en Cuatro, que fue retirado por su baja cuota de pantalla (inferior al 3%).

En la última década, Paz Padilla participó en la presentación de otros formatos, como las galas de Navidad que dirigía José Luis Moreno para Telecinco, su papel como Chusa en 'La que se avecina' o en 'Got Talent', espacio del que formó parte del jurado y del que fue relevada por no estar «al cien por cien», tal y como ella misma confesó a Bertín Osborne en una entrevista. Se centró entonces en el cuidado de su marido, Antonio Juan Vidal, que murió tras no superar un tumor cerebral. Ahora, después de ser apartada de la pequeña pantalla, la cómica sigue embarcada en su gira teatral, 'El humor de mi vida', que en marzo desembarca en Barcelona. Este es, de momento, su único proyecto profesional conocido.