La experta en moda Aniita Ruiz, cuya cuenta en Instagram, 'La ropa habla', es todo un éxito. / Pepa Málaga

Cómo tener un «armario operativo»

Un mono, unas zapatillas blancas, un pantalón cargo y una americana oversize serán imprescindibles en nuestro vestidor esta temporada, según la experta en moda Anitta Ruiz

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

La ropa habla. ¿Sabes qué dice? Anitta Ruiz maneja su idioma con destreza ante la admiración de más de 11.000 'ropers', los seguidores que tiene en su exitosa cuenta de Instagram. Consultora, divulgadora, formadora y periodista, la joven madrileña, en colaboración con Vinted, la mayor plataforma internacional en Europa para la compraventa de moda de segunda mano entre particulares, da las claves para entablar un fructífero diálogo con el vestidor de cara a la nueva temporada.

Lo que hay que conseguir con el tedioso proceso del cambio de armario «es uno operativo», explica Ruiz. Y eso solo se consigue si no se realiza el cambio de temporada «en piloto automático para tardar el menor tiempo posible. Sacar la ropa de invierno y meter la de verano. Sin más». Quizá haya que dedicar un fin de semana o, incluso, una semana, porque «hay que probarse la ropa, ver si queda bien y, en ese caso, pensar si de verdad te la vas a poner. Si no la usas durante dos veranos sucesivos, es el momento de deshacerte de ella», aclara la experta. Piensa en lo que tienes frente a lo que realmente necesitas. Si has estado doblando la misma pila de vaqueros que nunca te pones, puede que sea el momento de despedirte de ellos. Haz montones de lo que quieres conservar, reciclar o, en caso de estar en buen estado, donar o vender, porque «las tendencias son más circulares de lo que creemos», apostillan desde Vinted, donde, en ocasiones, se pueden encontrar joyas vintage.

Conservar bien las prendas

- Aunque parezca algo obvio, Anitta Ruiz insiste en la importancia de «guardar limpias» las prendas de otra temporada para evitar, entre otras cosas, que las bacterias que provocan malos olores estropeen el tejido.

-La ropa delicada como la que tiene lentejuelas o las de punto se debe envolver en papel de seda blanco, porque el teñido traspasa el color a la pieza

- Y, sí, si falta un botón hoy hay algo que arreglar,« hay que hacerlo antes de guardarlo» o seguirá así por los siglos de los siglos.

Una regla fácil para no abarrotar tu armario es el 'uno dentro, uno fuera'. Cada vez que adquieras una prenda, una de las viejas saldrá del armario, en el que deberemos tener siempre piezas atemporales en las que merece la pena invertir y que lo mismo sirven para un funeral que para un cóctel. Si no las tienes, es hora de buscarlas. Un vestido de cóctel que no tiene porqué ser negro, «puede ser azul marino o de un tono neutro», comenta Ruiz rompiendo con un estereotipo. Tampoco debe faltar «un estilismo básico de trabajo, ya sea un dos piezas o un pantalón de pinzas con una chaqueta y un 'outfit' más informal». Respecto a los hombres,«un traje, un pantalón de pinzas y una americana sacan del apuro», cuenta Ruiz, que aclara que los armarios estandarizados no funcionan y se deben ajustar a cada uno.«Igual que el estilo es propio, el armario es propio».

¿No te ves capaz de hacerlo por tu cuenta? Cada vez es más habitual contratar a un especialista. «No es un servicio especialmente caro y te hace ahorrar dinero. Raro es el caso en el que no se amortiza», aclara Ruiz, que cuenta que« suele ser solicitado por políticos o altos directivos para simplificar su día a día». Tras una entrevista personal, se ve que que tienen disponible en el armario para organizarlo y combinarlo. A veces se dejan perchados los estilismos o fotografiados para facilitar al máximo el día a día. «Funciona con la gente que tiene una agenda de eventos, como las campañas electorales».

Una vez organizado el armario se puede dar la bienvenida a las tendencias de la temporada. «Los monos o 'boiler suit' van a ser sin duda la prenda estrella. Esa pieza que casi parece de trabajo duro es perfecta para obtener estilismos que lo mismo sirven para el día como para la noche. Podemos llevarlos con la parte de arriba quitada y anudada a la cintura y unas botas o con taconazo y alguna maxi joya», desvela Ruiz, que avanza que de la década de los 80 también regresan las «americanas oversize, muy oversize». De los 2000 se rescatan «los pantalones cargo, en tonos pastel o de estampado de camuflaje. Todo vale. Eso sí, bajos de tiro, anchos y con los bajos a ras de suelo».

Sobre el calzado, no tiene dudas. «Quien no tenga unas zapatillas blancas en su poder está desaprovechando muchísimos 'looks'. Las puedes utilizar con vaqueros, con vestidos largos o minifaldas». Un básico de toda la vida que este año vuelve en su versión más 'preppy'. ¿Colores? «El rosa vuelve con toda la fuerza, en cualquiera de sus tonalidades. En total 'look' o mezclado con rojo, negro o casi cualquier otro color». Es como un helado, para el día o la noche, para chico o para chica.