Objetivo: Hidratación

Los meses de calor resecan la piel a niveles extremos. Con urgencia un plan de hidratación global volverá a aportarnos luminosidad y frescura.

INMACULADA TAPIA (EFE) / MADRID

Además del sol, el viento y la exposición al aire libre resecan la piel, por eso al regresar de vacaciones se impone un plan para hidratar rápidamente la piel y prepararla para el otoño y el invierno.

Piel deshidratada, no es un tipo de piel

La especialista Gema Cabañero propone un plan de recuperación para restablecer los niveles de agua en la piel, de manera que las arrugas se atenúen y la luminosidad vuelva, «ideal para rostros con tendencia a la sequedad y pieles sensibles», explica. Según la especialista en estética y nutrición,una piel deshidratada «no es un tipo de piel» sino un estado reversible. «Cualquier tipo de piel pueden deshidratarse, incluso una piel grasa, debido al proceso natural de envejecimiento, a las condiciones climáticas o el uso de una cosmética inadecuada».

Tratamientos post-verano

Cabañero propone un plan de tratamiento en tres fases: un protocolo hidratante en cabina, con apoyo de dieta y un suplemento con nutricosméticos.

Durante el tratamiento en cabina se realiza una exfoliación suave con efecto tensor que limpia y afina la piel, para después rehidratar el rostro con un concentrado de ácido hialurónico, extracto de aloe vera, menta y palmarosa, por cara, cuello, escote, ojos y también labios, además de utilizar la mesoterapia virtual para que los ingredientes penetren mejor en la piel.

La directora de la Clínica Ibiza, Raquel García, aconseja un tratamiento postverano que elimine mediante una exfoliación «controlada» la parte más superficial de la piel para librarnos de «las manchas y las imperfecciones».